Ir a contenido

CORRUPCIÓN.CAT

Papel de lija sobre los Pujol

La justicia estrecha el cerco sobre la familia del 'expresident' dos años después de que el exlíder de CDC confesara que evadió capitales

Rafa Julve

Jordi Pujol y su esposa, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar, en febrero de este año.

Jordi Pujol y su esposa, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar, en febrero de este año. / AGUSTIN CATALAN

La vorágine mediática que envolvió hace dos años a la familia Pujol incluso en su residencia veraniega de Queralbs parece haberse suavizado, pero el tiempo y la justicia siguen erosionando al clan como un papel de lija de grano grueso. El patriarca abrió la caja de los truenos el 25 de julio del 2014 al confesar que ocultó fondos en Andorra durante tres décadas. Entonó el mea culpa justo cuando Hacienda pisaba los talones a su mujer y varios de sus hijos. Desde entonces, las causas judiciales se les han ido acumulando, la mayoría de reconocimientos al ‘expresident’ han quedado en simples borrones y hasta Convergència ha cambiado de nombre para enviar las siglas que él fundó a la papelera de la historia.

"Me voy esforzando. Trato de resistir a la ofensiva de desprestigio que vierten sobre mí -escribía Jordi Pujol en un artículo publicado recientemente en la web de la Associació Serviol-. El sentimiento de culpa me viene no por codicia, pero sí que por miedo, por desidia, por ligereza, por debilidad he cometido una falta que no debería haber cometido". Durante estos dos años la familia ha difundido el mantra de que el dinero andorrano (140 millones de pesetas en 1980) no era más que un "legado" procedente del intercambio de divisas que el abuelo Florenci dejó a Marta Ferrusola y sus siete vástagos; que el exlíder nacionalista se desentendió del asunto tanto como de los negocios de sus hijos y que nombró a dos gestores hasta que el primogénito, Jordi, se hizo cargo de todo en 1990 para multiplicarlo como panes y peces en su rol de "dinamizador económico". Sin embargo, la teoría de la 'deixa' y del buen ojo de Júnior con los negocios no ha calado en el juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, quien en varios autos emitidos a finales del 2015 calificó esa versión de "mero relato".

DE UN VÍA CRUCIS A OTRO

Superado el mayor via crucis político, con una comisión parlamentaria que repudió al 'exmolt honorable', en el último año ha ganado más peso si cabe el frente judicial. Con ocho miembros de la familia investigados al menos por la fortuna oculta y el quinto hijo, Oriol, por el 'caso ITV', la 'causa andorrana' no ha dejado de generar titulares a lo largo de una instrucción que aún no tiene fecha de cierre.

La tesis del legado no ha calado en el juez de la Audiencia Nacional, que investiga por blanqueo al patriarca y su esposa

En diciembre pasado, De la Mata imputó a Pujol y Ferrusola por un delito de blanqueo de capitales continuado al considerar que el 'expresident' era el titular real de una cuenta en Andorra y apuntar a movimientos sospechosos de dinero. Dos meses antes había trascendido que el clan ingresó 30,8 millones de euros en metálico (de un total de 47 millones) en una decena de cuentas del país pirenaico a nombre del hijo mayor entre 1990 y el 2012. La información no procedía de la UDEF, no, sino que se desprendía de los datos remitidos a la justicia española por parte de las autoridades del principado como resultado de la comisión rogatoria solicitada por la Audiencia Nacional en septiembre del 2014. El broche final de aquellos documentos lo ponía un manuscrito remitido a Andbank por Jordi Pujol Soley en el que este decía ser el dueño de una cuenta abierta en el 2000 con 1,8 millones.

En su comparecencia en la Audiencia Nacional, a principios de este año, el exmandatario alegó que su primogénito estaba a malas con su esposa y que estampó aquella firma solo por proteger los bienes de su hijo ante una posible separación conyugal que acabó produciéndose. Pero ni esa defensa ni las contradicciones del clan en sede judicial les desbrozaron el camino. Es más, la maleza no dejaba de crecer, pues meses antes la Audiencia había imputado a cuatro hijos -Oleguer, Jordi, Josep y Pere- en una causa secreta por tráfico de influencias y falsedad documental a raíz de unos dudosos pagos que les hizo un empresario.  

DIAMANTES

Los investigadores de la fortuna en el extranjero encuentran vínculos con el presunto cobro de comisiones a cambio de contratos públicos. También han resurgido preguntas en torno al 'caso Banca Catalana' para enojo del expresident, cuya familia siguió alejándose de aquella imagen de austeridad cuando se conoció que gastó medio millón de euros en diamantes en lo que fuentes policiales consideran una operación de blanqueo de Jordi Pujol hijo.

El mazo judicial por el ‘caso ITV’ ya se cierne sobre Oriol Pujol: el fiscal pide 5 años y 2 meses de cárcel

Por ese y otros asuntos, el primogénito es quien más sale en los papeles, pero la madeja en torno al menor, Oleguer, con operaciones inmobiliarias por valor de más de 2.000 millones, tampoco le va a la zaga. En todo caso, quien ve más próximo el mazo judicial es Oriol. Imputado por tráfico de influencias y cobro de comisiones en la adjudicación de estaciones de ITV, la fiscalía pide cinco años y dos meses de cárcel y él aceptaría una pena de prisión a cambio de salvar a su esposa. Lo juzgarán sus conciudadanos en un tribunal popular.