04 jul 2020

Ir a contenido

LA LACRA DE LA CORRUPCIÓN

Efial, un caso con epicentro en Torredembarra

Las irregularidades denunciadas por una concejala de ERC en este ayuntamiento del Tarragonès puso en el punto de mira a Efial

ESTHER CELMA / TARRAGONA

Registro de la Guardia Civil del Ayuntamiento de Tortosa 

Registro de la Guardia Civil del Ayuntamiento de Tortosa 

“No esperaba que llegara tan lejos, pero aún queda mucho por saber”, revela Montse Gassull, denunciante de varias irregularidades en el consistorio de Torredembarra (Tarragonès), origen del escándalo de corrupción que primero sacudió Catalunya y ahora se ha exportado a ayuntamientos de 10 provincias de toda España.

La contratación sin concurso público de la consultora Efial fue una de las 23 denuncias que Gassull presentó ante la Guardia Civil en el año 2014 y que sigue investigando, en gran parte bajo secreto de sumario, el magistrado Josep Bosch, titular del juzgado de instrucción número 1 de El Vendrell. Le precede su fama de discreto, nada amante de la fama, trabajador y meticuloso hasta la obsesión.

Efial facturaba unos 18.000 euros al Ayuntamiento de Torredembarra cuando estaba bajo el mandato de Daniel Masagué (por aquel entonces de CiU) y, según fuentes próximas al caso, su función era consolidar una suerte de consistorio paralelo al servicio del alcalde para burlar el control público.

APARIENCIA DE LEGALIDAD

“Si el secretario advertía de que algo no se podía hacer, Efial decía que sí y ya está”, aseguran fuentes municipales, que agregan que Masagué se dotó de cobertura “con apariencia legal para hacer lo que quisiera”. Tanto es así que el secretario municipal, Rafael Orihuel, denunció el peso de esta consultora barcelonesa a la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC). También el grupo municipal del PSC, por aquel entonces en la oposición, llevó el asunto a la fiscalía.

La defensa de Masagué, que estuvo encarcelado en Brians hasta que dimitió como alcalde a mediados de julio del 2009, siempre ha mantenido que al secretario le mueve una animadversación personal, fruto de unas relaciones tan tensas que ni se hablaban. Sin embargo, la consultora levantó otras críticas sin que mediara el pretexto de manías personales.

Una de las empleadas de Efial relató al juez Bosch, en calidad de testigo, que la empresa tenía 34 trabajadores, que sus honorarios se enmarcaban en los del Colegio de Economistas y que Torredembarra era un cliente asiduo. Esta trabajadora, según la interlocutoria judicial a la que ha tenido acceso este periódico, manifestó que los 171.000 euros cobrados por Efial en el 2011 y los 350.246 euros percibidos en el 2012 eran una cifra “imposible” por ser  “desproporcionada por alta”.

TEMAS "URGENTES"

Esta testigo también informó al juez que la consultora se ocupaba sobre todo de temas “urgentes” como los normativos de la ley de estabilidad presupuestaria, concesiones de servicios públicos, agua, limpieza, recogida de basuras, saneamiento o, entre otros, el alcantarillado.

Entre las 23 denuncias de Gassull consta las contratas del servicio de abastecimiento de agua a Sorea y el de limpieza y recogida de basuras, que investiga el juez bajo secreto de sumario en dos piezas separadas de las nueve que forman el caso. El nombre de Efial ha circulado por la Oficina Antifrau y otros juzgados de Tarragona en los últimos dos años hasta que se ha centralizado todo en El Vendrell.

Así, el juzgado número 1 de Tortosa ya abrió una investigación a esta consultora a raíz de una denuncia ante la OAC por los contratos adjudicados por la empresa municipal de urbanismo de L'Ametlla de Mar (Tarragona).

EL ROL DE MARTOS

Se da el caso que Antoni Martos, fundador de Efial detenido este martes por la Guardia Civil, compatilizaba su cargo como presidente de esta consultora con la gerencia con la empresa municipal de urbanismo en L'Ametlla de Mar.

El juzgado de Gandesa investigaba porqué Efial cobró 800.000 euros en tres años del Ayuntamiento de Ascó, bajo el mandato de Rafel Vidal (CiU), según denunció la oposición. En el caso de Vandellòs, Efial operó entre el 2009 y el 2011 mediante la empresa municipal Iniciatives de Desenvolupament Empresarial Les Tàpies (IDETSA). Al pasar la alcaldía a manos de Alfons Garcia (PSC), ya no se renovó el contrato con Efial. “Ya veremos como acabará todo porque queda mucho por saber”, vaticina Gassull.