18 sep 2020

Ir a contenido

Chacón renuncia a liderar la lista del PSC el 26-J

La diputada no concurrirá a las primarias ni conservará el escaño en el Congreso

La retirada de la exministra allana el camino a Carles Martí o a Meritxell Batet

Enric Hernàndez

La exministra socialista Carme Chacón, fallecida el pasado 9 de abril. / FERRAN SENDRA

La exministra socialista Carme Chacón, fallecida el pasado 9 de abril.
Chacón: Se debería preguntar en referéndum en Cataluña por un pacto territorial de convivencia”
Carles Martí se presenta para competir con Carmen Chacón.

/

Carme Chacón lo deja. La diputada catalana anunciará este jueves en el Congreso que no se presentará a las primarias para encabezar la lista del PSC por Barcelona en las elecciones generales del próximo 26 de junio, según ha confirmado ella misma a EL PERIÓDICO. Razones de toda índole, algunas de carácter personal, justifican su renuncia a ocupar un escaño en la Cámara baja, decisión que la secretaria de relaciones internacionales del PSOE asegura llevar meditando desde las elecciones de diciembre. Chacón asegura, en todo caso, que no abandona la actividad política.

Este sorprendente paso atrás de Chacón coincide, no obstante, con una nueva etapa de turbulencias internas en el PSC. La repetición electoral ha reabierto las heridas que dejó la traumática confección de las candidaturas para las generales del 20-D. El equipo de Chacón, única aspirante en las primarias convocadas el pasado julio, suscitó un hondo malestar en el partido al dejar fuera de la candidatura al exprimer secretario Pere Navarro, dando en cambio cabida en los primeros puestos a personas de su más estricta confianza como los diputados Germán Rodríguez o José Zaragoza.

Este viernes, la ejecutiva que dirige Miquel Iceta tenía que decidir si convocaba nuevas primarias para elegir al cabeza de cartel del 26-J, tal como estipulan de los estatutos del PSC, o si el Consell Nacional ratificaba sin cambios las listas del 20-D. Con la renuncia de Chacón, la celebración de primarias resultará inexcusable.

Anticipándose a la jugada, el senador Carles Martí dio un paso al frente y el pasado lunes, en una entrevista con EL PERIÓDICO, anunció su candidatura. Martí no ocultó sus motivaciones: “Yo me presento porque creo que sería un error que repitiera Chacón”. Con la exministra como candidata, el PSC cosechó el 20-D --al igual que el PSOE-- los peores resultados de la historia: 8 diputados, seis menos que en las elecciones del 2011 y muy lejos de la plusmarca de 25 escaños del 2008, también con ella de cabeza de cartel.

La marcha de la exministra allana así el camino a Martí o a otros aspirantes que puedan reunir los avales necesarios. Fuentes de la dirección socialista no descartan que acabe dando ese paso Meritxell Batet, secretaria de estudios y programas del PSOE que el 20-D acompañó a Pedro Sánchez como número dos por Madrid. Persona de la máxima confianza del líder socialista, su candidatura por Barcelona tendría también consecuencias respecto al alineamiento del PSC ante el próximo congreso federal del PSOE, cita en la que, en función del resultado de las elecciones, la disputa entre Sánchez y la presidenta andaluza, Susana Díaz, podría alcanzar su cénit.

LA LUCHA POR EL LIDERAZGO

Diputada en el Congreso desde el 2000, salvo un paréntesis de algo más de un año para impartir clases en Miami, Chacón ascendió en el escalafón socialista de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero, el único dirigente socialista que conocía su voluntad de dejar el escaño En el 2007 el entonces presidente del Gobierno la nombró titular de Vivienda, y un año más tarde la convirtió en la primera mujer española al frente del Ministerio de Defensa.

Al anunciar Zapatero su retirada, en el 2011, Chacón desistió en última instancia de pugnar por la candidatura a la Moncloa con el entonces vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. La batalla definitiva con el veterano dirigente socialista la libraría meses después, en el congreso federal que el PSOE celebró en Sevilla para elegir al nuevo secretario general. Pese a contar con el apoyo de destacados barones socialistas y líderes emergentes como la andaluza Susana Díaz, Chacón perdió  por 22 votos ante Rubalcaba.

En el 2014, tras la debacle socialista en las elecciones europeas, Rubalcaba presentó la dimisión y el PSOE celebró primarias para elegir, de nuevo, al secretario general. Chacón se pasó unas semanas deshojando la margarita, hasta que al final anunció por carta que no se postularía: “No contribuiré a la ceremonia de la confusión”.