El PSOE diluye el federalismo pero realza su perfil de izquierdas

Los socialistas defienden avances territoriales "mínimos" en su programa de gobierno y después se corrigen

Sánchez logra la sintonía de Podemos y Ciudadanos con sus propuestas para la negociación de la investidura

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este lunes en Madrid. 

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este lunes en Madrid.  / DAVID CASTRO

3
Se lee en minutos
Iolanda Mármol
Iolanda Mármol

Periodista

ver +
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +

“La Constitución dejó prácticamente en blanco el modelo territorial. Hay que regular lo que en 1978 se dejó muy abierto y sin precisar”, señala el PSOE en su programa de gobierno. Pero el documento, enviado este lunes a las fuerzas políticas a las que los socialistas esperan convencer para que apoyen la investidura de Pedro Sánchez, no concreta gran cosa. Al contrario, diluye la propuesta territorial del PSOE, basada en una reforma federal de la Carta Magna, a lo largo de 53 páginas donde el partido, en cambio, sí realza su perfil de izquierdas, en un claro guiño a Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, celebró las coincidencias ideológicas. Si lo que pretendía el texto era no pisar ningún callo cara a la negociación, logró el objetivo. Ciudadanos también celebró su contenido.     

Nada dice el documento sobre mejorar en la Constitución el régimen de cooficialidad de las lenguas de España, ni sobre blindar las competencias de las comunidades, ni sobre reconocer las singularidades autonómicas, ni sobre incorporar el principio de ordinalidad en la financiación para que los territorios no pierdan puestos tras aportar a la solidaridad, aspectos que venían recogidos en la propuesta que el PSOE elaboró a finales de octubre. El texto, que aboga por iniciar la reforma constitucional en el 2017, se limita a comprometerse a “desarrollar el concepto de Estado federal” ya que considera que hay que "delimitar el perímetro de la reforma entre todos", según dijo el portavoz parlamentario, Antonio Hernando. 

En su primera versión, sin embargo, el escrito dejaba aún más patente la voluntad del partido en esta materia. Hablaba de impulsar el federalismo “siquiera mínimamente”. Pero poco después de darlo a conocer, los socialistas señalaron que se trataba de “un error”. La coletilla fue suprimida. 

El escrito del PSOE es un mero resumen del programa electoral, sin ninguna novedad, y aunque también obvia otras iniciativas (como recuperar la asignatura Educación para la Ciudadanía, incrementar el control de las Sicav y eliminar la Religión del horario lectivo), sí coloca en un lugar principal sus propuestas de izquierdas. Los socialistas, que abogan por “acordar con Bruselas una senda de consolidación fiscal que sitúe el déficit en el entorno del 1% en el 2019”, reclaman crear un ingreso mínimo vital para los hogares desfavorecidos con menores, poner en marcha un plan de emergencia social, impulsar la ley de memoria histórica, aprobar una ley de muerte digna y endurecer las incompatibilidades frente a las puertas giratorias, extendiendo el periodo hasta los cinco años.

OPTIMISMO A CUATRO BANDAS

Los tres partidos que participaron este lunes en las negociaciones (IU, C’s y Compromís) mostraron un indisimulado optimismo. Incluso Iglesias, que no asiste a las conversaciones, aplaudió el documento porque considera estas medidas están “inspiradas” en su partido. A pesar de que no ha retirado su exigencia a Sánchez de vetar a C's, sus palabras espolearon esperanzas. Le respondió ilusionado el socialista Hernando: “Me ha sorprendido que dijera que hay una amplia coincidencia sin habernos sentado a negociar. Imagínese si nos sentamos. Es una excelente noticia”, vaticinó. 

El mismo augurio hace Compromís. Su portavoz, Joan Baldoví, considera que el documento “es un buen punto de partida” y que la posición excluyente de Podemos y Ciudadanos es reversible, máxime tras escuchar a Iglesias. “Tanto unos como otros van a bajar las escaleras”, anticipó.

Noticias relacionadas

“Optimismo moderado” también en IU. Su líder, Alberto Garzón, llegó a admitir que había recibido el documento con “alegría”, en especial al ver que no contenía el contrato único, medida estrella de Ciudadanos en campaña.

Los de Albert Rivera opinan igualmente que los ejes planteados permiten un “espacio suficiente para llegar a acuerdos”, si bien admiten que es un texto tan genérico que necesitarán dos semanas para explorar la letra pequeña y determinar si se puede llegar a un pacto o, por el contrario, emergen escollos insalvables.