Mas podría ser investido el 31 de diciembre

Si la CUP acepta la ofera de JxSí se intentará que el debate de investidura sea antes de fin de año

El Govern, preparado para activarse de inmediato solo si cuenta con el aval de los anticapitalistas

1
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

El último día del año. Es decir, a pocas horas de comerse las uvas. Ese sería el día en el que Artur Mas podría logar la investidura y por tanto la reelección como 'president' si este domingo la asamblea decisiva de la CUPCUP vota a favor de la oferta de Junts pel Sí para garantizarle que puede seguir en el cargo. Este es el calendario con el que ya trabaja el Parlament.

El reglamento de la Cámara catalana obliga a dejar un margen de dos días entre la primera votación de investidura (la que obliga al candidato a obtener la mayoría absoluta para lograr la presidencia, lo cual no se conseguiría porque la CUP no se plantea por ahora que como mínimo seis de sus diez diputados se sumen a los 62 'síes' de Junts pel Sí) y la segunda, la que permite al candidato ser investido siempre que logre más votos a favor que en contra .

CALENDARIO EXPRÉS

Noticias relacionadas

Así las cosas, la hipótesis de trabajo en el Palau de la Generalitat y en el Parlament es activar de inmediato la ronda de contactos de la presidenta con los grupos, paso previo protocolario para convocar los dos plenos. Dado que el lunes 28 hay convocada una junta de portavoces a las 13h, la vía más directa y rápida, casi inmediata, sería convocar el pleno para el día siguiente, tras esa ronda exprés de contactos.

Lo que en principio descarta el Govern es activar esta maquinaria si la CUP no ha dado el 'sí'. Sería una manera de forzar de nuevo un debate en que quedaran retratadas las posiciones de cada cual y que actuara casi a modo de inicio de la precampaña de nuevos comicios. No es la intención del Govern, que solo prevé dos escenarios, hoy por hoy: o la activación a toda máquina de la investidura si el domingo la CUP apoya a Mas, o dejar pasar los días hasta el 10 de enero, lo cual automáticamente provocaría la disolución del Parlament y la convocatoria de nuevas elecciones.