26 feb 2020

Ir a contenido

BALANCE DEL PARTIDO NARANJA

Desilusión en Ciudadanos al no repetir en Catalunya el éxito del 27-S

Rivera solo logra cinco diputados, igual que el PP, y se convierte en quinta fuerza

El cabeza de lista por Barcelona, Juan Carlos Girauta, saca pecho de su discurso unitario

Cristina Buesa

Desilusión en Ciudadanos al no repetir en Catalunya el éxito del 27-S

ACN

En Ciudadanos, tal vez el partido más pendiente del líder estatal, se esperaron hasta el último momento para comentar el resultado en Catalunya. De hecho, hasta poco antes de la medianoche, cuando Albert Rivera salió a dar su opinión en Madrid, nadie se movió en el hotel Barceló Sants, sede electoral del partido naranja en Barcelona. Confiaban que el tirón de Rivera les impulsara. Eran conscientes de que no repetirían la victoria del 27-S, cuando se convirtieron en la segunda fuerza en el Parlament, pero los escasos cinco diputados les supieron a muy poco.

Quedaron empatados a representantes con el PP. Hasta el reparto por demarcaciones coincidió: cuatro en Barcelona y uno en TarragonaGirona y Lleida se les resistieron. Además, en porcentajes, no alcanzaron el deseado 15%. Pero al cabeza de cartel en CatalunyaJuan Carlos Girauta, tampoco pareció importarle demasiado. Su discurso fue calcado al de su jefe en Madrid. Sin pronunciar una frase en catalán, ni mencionar la palabra Catalunya; sin referirse al número de escaños logrado en la circunscripción catalana... Girauta solo arengó a los escasos 200 seguidores de su partido subrayando cómo había evolucionado Ciudadanos en poco tiempo.

PARECE CIENCIA FICCIÓN

"Para los que llegaron ayer a lo mejor les saben a poco los 40 diputados, pero como aquí nació todo muchos de vosotros sabéis que decir 40 parece ciencia ficción. Sabéis lo que ha costado", les recordó entre aplausos. Las urnas les dieron 487.000 votos, lejos de los 736.000 avales del 27 de septiembre que les convirtieron en segunda fuerza y convirtieron a Inés Arrimadas en jefa de la oposición. Hasta ella estaba el domingo en Madrid. Solo la presidenta del grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, como cara más conocida, acompañaba en el estrado a medianoche a Girauta.

Igual que Rivera minutos antes, el número uno por Barcelona insistió en que el primer propósito que se marcan es cambiar la ley electoral para que los votos valgan lo mismo en todas las comunidades. Si la palabra Catalunya no salió de su boca, la que sí pronunció en varias ocasiones, como su jefe, fue España. "Tenemos un proyecto para España por encima de intereses cortoplacistas, para que sea más próspera e igualitaria", se comprometió.

UN SOLO DISCURSO

El eurodiputado Girauta (concurrió de número dos de Javier Nart en julio del 2014 a los comicios al Parlamento Europeo) no hizo mención al hecho de no haber logrado representación en Girona o Lleida. Aunque las encuestas les habían otorgado un papel mucho más favorable, quedaron en quinta posición. Y aún así, el representante de Ciudadanos optó por cargar contra el resto de fuerzas.

"No somos una amalgama de partidos y partidillos", calificó despectivamente el cabeza de lista por Barcelona. "Tampoco vamos a montar cuatro grupos parlamentarios distintos", prosiguió, en referencia a Podemos. "Somos los únicos que vamos con nuestras siglas y un solo discurso: somos los únicos que podemos decirlo", sostuvo Girauta. De sus palabras, pronunciadas instantes después de Rivera sí que quedó claro que solo había un discurso.