10 jul 2020

Ir a contenido

Iglesias arremete en el Palma Arena contra la corrupción

El líder de Podemos pronostica que la remontada es posible

J. M. FRAU /PALMA

La corrupción fue el hilo conductor, omnipresente, en el acto electoral que Podemos celebró este martes en Palma. La formación eligió el Palma Arena, un escenario que da nombre a uno de los casos de corrupción más sonados de los últimos años y cuya lista de imputados incluye, entre otros, al expresidente de Baleares y exministro de Aznar, Jaume Matas, o al marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdargarín.

Pablo Iglesias recordó que “estas islas tienen el triste récord de tener el mayor número de imputados por habitante. Pero lo más triste –añadió- no es que haya una legión de delincuentes; lo peor es que se ha creado un sistema para gobernar así”. Antes que el candidato de Podemos, aclamado por los cerca de 5.000 asistentes al mitin como futuro presidente del Gobierno, habló Juan Pedro Yllanes, el juez que debía presidir el tribunal del caso Nóos, en el que están implicados Urdangarín y la hermana del Rey. Yllanes, presentado en Podemos como una persona que ha dedicado su vida a acabar con la corrupción, fue fichado hace unas semanas para encabezar la lista de la formación en Baleares.

MENSAJE A SANTAMARÍA

 Las alusiones al debate del lunes estuvo también en boca de todos los que intervinieron en el mitin. Iglesias le dedicó unas palabras a la vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría. “Me dirijo a usted porque con el presidente del Gobierno es complicado debatir”, afirmó. Y añadió una advertencia que ya le lanzó durante el debate: “Usted es muy inteligente, pero no tome a los españoles y españolas por tontos”.

El candidato arremetió contra las políticas del Gobierno de Rajoy y expuso algunas propuestas de su programa, como un plan de transición energética, con fuentes de energía “más sostenibles, más eficaces y que pueden generar 300.000 puestos de trabajo en un año, movilizarán el capital privado y ahorrarán 700 euros anuales en las facturas de  las familias españolas” .

Tanto Iñigo Errejón como Pablo Iglesias insistieron en que la remontada es posible. Los dos coincidieron en terminar sus discursos con la misma idea: “Remontada, remontada y remontada” .