06 ago 2020

Ir a contenido

UN CLAN ACORRALADO

El juez sostiene que la familia Pujol tiene fondos en Suiza

De la Mata asegura que el asesor fiscal del clan, Sanchez Carreté, conoce "los entresijos" del dinero en el país helvético

El magistrado destaca que parte del dinero oculto en Andorra y en paraísos fiscales se ha usado para financiar actividades políticas

M. BATALLAS - J. G. ALBALAT / MADRID - BARCELONA

Joan Anton Sánchez Carreté, durante la comisión de investigación sobre el ’caso Pujol’, en el Parlament.

Joan Anton Sánchez Carreté, durante la comisión de investigación sobre el ’caso Pujol’, en el Parlament. / CARLOS MONTAÑÉS

El juez José de la Mata sostiene que Joan Anton Sánchez Carreté, asesor fiscal de la familia del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, conoce "los entresijos" del dinero oculto en Suiza. Así consta en uno de los 15 autos dictados el pasado 27 de octubre para registrar los domicilios de los hermanos Pujol y de empresarios relacionados con esta trama. En una de las resoluciones, el magistrado afirma que en las cuentas de Andorra que gestionaba Pujol júnior "hay ingentes salidas de dinero" a paraísos fiscales y que una parte de esos fondos se "derivaron para la financiación de actividades políticas".

De la Mata ya tiene establecido un patrón de conducta de la familia Pujol gracias a los datos aportados por Andorra y a los informes elaborados por la Policía y la Agencia Tributaria. Por ejemplo, explica que cuando el dinero solo estaba en Andorra, el primogénito lo repartía entre sus hermanos y su madre, y luego sus hermanos recurrieron al uso de sociedades instrumentales que constituían para recibir el dinero. Y es que el capital depositado en el principado fue transferido a Panamá, Suiza, Liechtenstein, Luxemburgo, Uruguay e Islas Vírgenes, según el juez.

Una de las personas que conoce "los entresijos de los fondos ocultados" por la familia Pujol en Suiza es Sánchez Carreté, ya que ha tenido "un papel importante" en las operaciones desarrolladas en este país. Este asesor fiscal actuó, según el juez, como intermediario entre Pujol y el testaferro John Rosillo, condenado en otro proceso y ya fallecido. Por ello, el togado autorizó el registro de su despacho para localizar los expedientes de tres empresas de las que eran titulares el matrimonio Jordi Pujol Ferrusola-Mercè Gironès.

ACTIVIDADES ILEGALES

Pujol júnior explicó al juez, en septiembre del 2014, que los temas fiscales de sus empresas los coordinaba su exmujer, pero que los tenía "externalizados en una sociedad" con Sánchez Carreté. El magistrado argumenta en sus autos que las 12 cuentas de las que eran titulares el matrimonio Pujol-Gironès en Andorra "presentan multitud de abonos en efectivo que no pueden asimilarse a una actividad legal". Y que los ordenantes de estos ingresos "se caracterizan por tener intereses empresariales en Catalunya".

El togado relata que esos fondos fueron usados para financiar inversiones de Pujol júnior "en el extranjero con dinero negro". Y, también, que el primogénito usó los servicios de varios profesionales fiduciarios "para que manejaran sus capitales en todo el mundo", como fue el caso del ciudadano suizo Charles de Bavier, que recibió, por solo dos meses de trabajo, 13.625 francos suizos. Este dato hace sospechar al juez "del volumen de capital que manejó", ya que buscó a Jordi Pujol Ferrusola inversiones "por muchos lugares, como Dinamarca o Jordania".

De la Mata también revela que "hay indicios de que parte de los capitales" en paraísos fiscales, como Andorra, "se derivaron para la financiación de actividades políticas", citando un museo y sin aportar más detalles.