ESTRATEGIA ante LAS URNAS

Colau hará campaña con Iglesias en toda España para defender un "país de países"

Podemos cree que Catalunya y Valencia serán clave el 20-D, y les dará protagonismo

La fuerza morada exhibirá sus acuerdos en tres autonomías para reclamar un nuevo marco territorial

Ada Colau y Pablo Iglesias, frente al Ayuntamiento de Barcelona.

Ada Colau y Pablo Iglesias, frente al Ayuntamiento de Barcelona. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

El "país de países" que defiende Podemos puede resultar un concepto etéreo, pero el aterrizaje de esta idea en la campaña va a ser nítido. La semiótica electoral va a traducir esa nueva arquitectura territorial en una imagen de gran fuerza simbólica, la de Ada Colau y Pablo Iglesias juntos en los principales mítines de Podemos en toda España. Con los dos liderazgos unidos en los escenarios la fuerza morada confía en apuntalar el efecto "remontada" "remontada", que los dirigentes aseguran percibir en sus bases y  que resulta imprescindible si quieren dar un vuelco a los pronósticos para el 20-D.

Así está comprometido en el acuerdo suscrito entre Barcelona en Comú y la fuerza morada, que en Catalunya ha posibilitado la candidatura En Comú Podem, encabezada por el historiador Xavier Domènech, a quien  la alcaldesa de Barcelona también acompañará en sus mítines por tratarse de un perfil de gran potencial aglutinador, pero poco conocido.  Aunque los actos de campaña todavía están por definir sobre la agenda --en buena medida dependen de las aportaciones a través de 'crowdfunding'--, EL PERIÓDICO ha podido confirmar que Colau e Iglesias compartirán cartel en los mítines de mayor calado, donde el mapa de fuerzas electoral les permite arañar más escaños. La dirección de Podemos considera que buena parte de sus votos los obtendrán de "la periferia" y señala como territorios clave Catalunya y la Comunidad Valenciana, donde esperan "abrir brecha" frente "a los partidos del búnker". En el tablero catalán, los de Iglesias confían en invertir el pésimo resultado del 27-S porque creen que, en las elecciones generales, serán capaces de capitalizar el voto útil y seducir a buena parte del electorado catalán que entonces eligió al PSC, la CUP y a ERC.

ADA, HABLA MÁS FUERTE

A pesar del naufragio en las elecciones catalanas, Podemos cree que en aquella campaña Iglesias sembró semillas y que puede recoger buena cosecha el 20-D con ayuda de Ada Colau, que en septiembre renunció a apoyar explícitamente a Catalunya Sí que es Pot, coalición que integraba a Podem, ICV, EUiA i Equo. Fue una candidatura ciudadana tan en sintonía con los valores de Barcelona en Comú que parecía casi diseñada a medida para que la alcaldesa se pudiese implicar, posibilidad que finalmente desdeñó.  

Ahora, Colau da un paso al frente y devuelve el guiño a Pablo Iglesias, que se volcó personalmente para ayudarla en la campaña de las municipales del pasado mes de mayo. En la retina, muchos podemistas recuerdan aquel primer mitin televisado de la alcaldesa, en el que los nervios la traicionaron. Le temblaba la voz y parecía perdida, hasta que Pablo Iglesias le echó un capote y le dijo, protector, desde el escenario: "Ada, habla más fuerte".

DOBLE REFERÉNDUM

Más allá de la imagen de Colau e Iglesias pisando escenarios, la idea fuerza de Podemos es que el abismo abierto entre Catalunya y España solo se puede cerrar con un nuevo modelo territorial que surja de un doble referéndum. Uno, para que los catalanes elijan si prefieren ser independientes o continuar en la estructura del Estado. Otro, de todos los españoles, para reformar la Constitución y hacer que la nueva Carta Magna dé validez a la consulta en Catalunya. Ambos procesos serían simultáneos e inmediatos.

Te puede interesar

El partido de Pablo Iglesias se reivindica como la única “fuerza nacional, popular, democrática española con alianzas plurinacionales en las periferias” que haría viable ese referéndum catalán y que permitiría encontrar un nuevo encaje territorial, el proyecto que ha bautizado como “país de países”.  Es decir, los propios acuerdos que Podemos ha conseguido en Catalunya con BC, ICV, EUiA y Equo –En Comú Podem-; en Galicia con Anova y EU -En Marea-; y con Compromís en la Comunidad Valenciana -Compromís-Podemos-És el moment-, son el símbolo para la reconstrucción de un nuevo acuerdo territorial.

Podemos quiere que esa apuesta por la plurinacionalidad no se quede solo en un eslogan de campaña y para dotar de coherencia a su propuesta, se dividirá en cuatro grupos parlamentarios distintos en el Congreso de los Diputados. Catalunya, Comunidad Valenciana, Galicia y el núcleo estatal hablarán en la Cámara baja con diferentes portavoces y serán grupos completamente autónomos, siempre que logren los escaños suficientes que marca el reglamento del Parlamento y si consiguen también, cierta benevolencia de la Mesa, que puede aprobarlo o mostrarse rigurosa y bloquear la iniciativa.