30 oct 2020

Ir a contenido

RUEDA DE PRENSA EN LA MONCLOA

Cameron pide a Mas que, si quiere «tomar otro camino», cumpla la ley

El primer ministro británico dice que una Catalunya soberana quedaría fuera de la UE

Rajoy suma en cuatro días el apoyo público de Merkel y el 'premier' conservador a sus tesis

PILAR SANTOS / MADRID

El primer ministro británico, David Cameron, pidió ayer a Artur Mas que cumpla la ley española «si quiere tomar otro camino», esto es, si busca la independencia de Catalunya. El dirigente conservador apuntó que «nunca hay dos situaciones iguales», en referencia al proceso independentista escocés y el catalán, pero sí que quiso dejar claro a Mas que como autoridad pública no puede tratar de llegar a una meta saltándose las normas a las que está sujeto.

Cameron hizo esta reflexión ayer en una rueda de prensa en la Moncloa que ofreció junto al presidente, Mariano Rajoy, con el que se reunió para abordar la crisis de los refugiados y el futuro de la Unión Europea (UE). Los asesores del jefe del Ejecutivo español escucharon las palabras del premier con indisimulada satisfacción desde sus butacas. Sonrisas de complicidad y alguna palmada en la espalda al acabar la conferencia para celebrarlo. El Gobierno del PP ha conseguido que, en solo cuatro días, dos de los principales dirigentes internacionales respalden su tesis de que el president está desautorizado porque está incumpliendo las normas: el martes, en Berlín, lo hizo la cancillera, Angela Merkel, y ayer, en Moncloa, Cameron.

DIÁLOGO EDIMBURGO-LONDRES / El apoyo del líder del Partido Conservador es especialmente valioso para el Ejecutivo. Cameron ha gestionado durante su mandato el auge del independentismo en Escocia y la celebración del referéndum, que tuvo lugar en septiembre del año pasado. No obstante, su actitud frente al problema político que le abrió el entonces primer ministro escocés, Alex Salmond, cuando en mayo del 2011 logró mayoría absoluta y planteó la consulta dista mucho de la de Rajoy. Cameron recogió el guante y retó a Salmond a celebrar el referéndum en 18 meses (con la intención de evitar que creciera el número de independentistas). El diálogo se impuso y después de más de un año de negociaciones entre Londres y Edimburgo las urnas se colocaron y los escoceses decidieron: el no ganó con el 55,3% de las papeletas frente al 44,7% de votos a favor.

Cuando la prensa le preguntó a Cameron si consideraba que ambos casos eran «comparables», respondió que si tuviera que lanzar un mensaje sería el mismo que no se cansó de repetir en la campaña a favor del no en Escocia: «Estamos mejor juntos». Better together. «España es un gran país con una larga historia», afirmó, antes de recordar que una Catalunya independiente quedaría fuera de la UE. «Eso está muy claro. Si una parte declara la secesión, ya no forma parte de la UE y tiene que empezar a hacer cola detrás de otros candidatos», advirtió.