30 oct 2020

Ir a contenido

Merkel defiende la "integridad territorial" de los estados de la UE

La cancillera pide respeto a la legalidad al ser preguntada por el conflicto catalán

Elogia el rumbo económico de España y desea a Rajoy mucho éxito en las elecciones

CARLES PLANAS BOU / BERLÍN

La cancillera Angela Merkel, durante la rueda de prensa conjunta con Rajoy en Berlín. / ATLAS

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, sigue buscando apoyo internacional en su intención de poner freno al proceso soberanista catalán. Ayer, tras una cumbre formal de dos días celebrada en las inmediaciones de Berlín, la cancillera Angela Merkel apoyó a su homólogo español y reclamó «respeto a la legalidad nacional e internacional» y defendió la «integridad territorial» de los estados de la Unión Europea. Catalunya y las elecciones del 27-S fueron uno de los temas que ayer estuvieron sobre la mesa de conversaciones entre ambos jefes de Gobierno. «Mantenemos posiciones muy parecidas», apuntó Merkel en un  gesto de respaldo a Rajoy.

Como ya han hecho anteriormente otros líderes europeos, la cancillera evitó ir más allá en una cuestión que considera, subrayó, un «asunto interno» y eludió responder a la pregunta de si un hipotético Estado catalán escindido de forma unilateral tendría cabida en la Unión Europea. Merkel también optó por referirse a los tratados europeos como único marco legal.

Los dos mandatarios aprovecharon un congreso empresarial hispano-alemán para mostrar una plena sintonía. Con la crisis griega aún candente y la irrupción de Podemos agitando el mapa político español, Merkel le deseó «mucho éxito» a Rajoy en las elecciones legislativas previstas para final de año, consciente de que un cambio de rumbo en España hacia la izquierda podría tener consecuencias en los mercados y en la UE. «El camino de España va arriba y muchas personas lo van a tener en cuenta cuando lleguen los comicios», auguró la cancillera.

«LA LEY SE VA A RESPETAR» /Por su parte, Rajoy fue contundente contra los independentistas e insistió una vez más en que mientras él sea presidente «la ley se va a respetar y España no se va a romper». El presidente quiso exhibir firmeza cara a las elecciones del 27-S y destacó que le parece «injusto» que alguien pretenda que ciudadanos de Catalunya se sientan extranjeros en su propio país.

Rajoy aprovechó también su visita a Alemania para sacar pecho y promover las mejoras de la economía española. «Mi país, que en el 2012 destruía muchos puestos de trabajo, ahora crece a un ritmo del 3,1% del PIB», se enorgulleció. Aunque el desempleo sigue siendo un lastre, España ve en sus estrechos vínculos económicos con Alemania una oportunidad para dejar atrás la crisis.

LA SENDA DEL ÉXITO / Merkel y Rajoy comparten sus tesis sobre las políticas de austeridad y de reducción del gasto público. «Tenemos interés en que la senda del éxito continúe», aseveró Merkel. Ambos insistieron en que es «esencial» desarrollar una mejor unión económica y financiera entre los miembros de la UE. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, remarcó que para ello será necesario «ceder la soberanía nacional» a Europa. El ministro español Luis de Guindos anunció que España espera tener un superávit en la balanza de pagos del 2% del PIB, lo que supondría un máximo histórico para el país.

Otras personalidades del mundo empresarial, como la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, o el presidente de Telefónica, César Alierta, secundaron las tesis del Ejecutivo de Rajoy. El presidente de la CEOE, Juan Rosell, trasladó a Merkel la necesidad de construir «lo antes posible» un mercado único digital que permita a las empresas competir a nivel global en áreas de alto valor añadido