Antonio Baños: "De ganar el 'sí', Sí que es Pot debería sumarse al proceso"

Entrevista con el cabeza de lista de la CUP para el 27-S

Entrevista con Antonio Baños, cabeza de lista de la CUP para el 27-S. / MÒNICA TUDELA

4
Se lee en minutos
XABIER BARRENA / RAFA TAPOUNET / BARCELONA

-La CUP se presentó en el 2012 como el caballo de Troya de la calle en las instituciones. ¿Desaparecido ya el factor de la novedad, cómo se plantea la nueva legislatura?--El trabajo parlamentario debe seguir siendo el que fue, pero con más gente. Trasladar las luchas de la calle al tiempo que se levantan las alfombras. Hacerlo ahora de manera más organizada, si antes éramos el caballo de Troya, ahora seríamos el bosque de Birnam, de Macbeth, que se mueve y entra en el palacio para ocupar más comisiones. Por otra parte, al no ser una legislatura normal, sino la de la ruptura, vamos a forzar de manera política que se inicie un proceso constituyente

-¿La CUP cree que esta va a ser una legislatura necesariamente corta?--Queremos que el 27-S sea plebiscitario y constituyente. Legislatura larga o corta, dependerá de las mayorías que se den. No caeremos en el fetichismo del calendario: que se empleen los meses necesarios. Tampoco vamos a permitir que se caiga en el dilacionismo, que el que haya un calendario largo sirva para que no se haga lo que hay que hacer.

-Mas ya ha advertido de que los ritmos dependerán de las mayorías. Lo que hace pensar que Mas con una mayoría justa va a ser...--Dilacionista

-... ¿Cuál sería la mayoría que permitiría avanzar?--Contra mayor, mejor. Mayoría de escaños y de votos. Hay que entender que un proceso como este debe estar avalado por un mandato democrático. Hay que tener los diputados, pero también a la gente detrás. Porque habrá que movilizarse. CDC sabe muy bien como dilatar el tiempo. Nosotros no queremos entrar en equivalencias de a tantos diputados tanta velocidad.

--¿Tratarán de sacar a flote las obvias diferencias internas en el grupo parlamentario de Junts pel Sí?--No. Nosotros vamos a seguir construyendo nuestro espacio político, que antes no existía, una izquierda anti-capitalista, transformadora, feminista y ecologista. La izquierda socialdemócrata y complaciente se nos ha quedado pequeña.

--La CUP ha mantenido una relación casi bipolar con CDC y Artur Mas, entre abrazos y plantes. ¿Va a seguir así?--Yo a quien me abrazo siempre es David Fernández. Nosotros estamos en las antípodas de las políticas de recortes de CDC. En el proceso de independencia ha habido encuentros y desencuentros con CDC, como con ERC y con ICV. Es normal. No hay bipolaridad, hay una coincidencia en un punto que queremos creer que es coincidente, que es que queremos romper con el Estado español y con las políticas de austeridad.

-Se detectan dudas ahí.--Nosotros no venimos a aplaudir sin ver la obra. Desconfiar de lo que van a hacer los demás no es traicionar una causa. Claro que desconfiamos de CDC, en términos dilacionistas y en términos de negociación con el Estado español. 30 años les avalan sobre este tipo de cosas. Esperemos que la desconfianza se desvanezca de manera rápida a partir del 28-S.

--Sí, como un hermano menor. Igual se creyeron que seríamos un socio manso. Ha quedado claro que no. La CUP ha llevado a Mas, a la familia Pujol, a Rodrigo Rato a comparecer. Ha puesto sobre la mesa las barbaridades de las políticas e austeridad de CDC. Si alguien se creyó que seríamos complacientes por ser el hermano pequeño, peludos y más desordenados, yo creo que ya les ha quedado claro que no. Que si con tres diputados ya les ha costado mantener este estatu quo basado en ser obediente con los que mandan y desobediente con el pueblo, pues con más diputados de la CUP...

-La lógica del proceso soberanista ha llevado a que la CUP haya sido tratada con condescendencia por parte de CDCy ERC?

Noticias relacionadas

-¿Les preocupa que al final se juzgue a la CUP por si inviste o no a Mas como president?No nos vemos invistiendo a Mas, pero no nos vemos invistiendo presidentes porque vamos al Parlament a forzar una ruptura. La presidencia del Govern es lo más irrelevante porque es un Ejecutivo provisional. Lo importante es que se actúe de una manera distinta a como se ha ido ejerciendo hasta ahora. Deben de haber unas políticas que demuestren que queremos romper con el Estado español para revertir una serie de políticas, no porque nos guste más una bandera que la otra. Mas o no Mas? No es lo interesante.

--Excepto las consideraciones sobre el debate territorial, el programa de Sí que es Pot podría ser suscrito en un altísimo porcentaje por la CUP. ¿Ve vías de entendimiento en el futuro Parlament?--Sí que es Pot tiene un planteamiento de izquierda socialdemócrata que no rompe el estatu quo. Acepta el estatu quo español y no hay crítica al sistema capitalista en general. Nuestra crítica es más profunda y amplia. Tras la campaña estamos esperando al Catalunya A veure què Diu. El día 28 algunos escaños de Sí que es Pot pueden entrar en un proceso constituyente y, además, con entusiasmo, porque no veo rechazo a un proceso constituyente catalán. Si hubiera mayoría de votos independentistas y se anulan las políticas de austeridad, y se paran desahucios y privatizaciones, no debería haber ningún problema para que se sumaran. No habría nada que contradijera lo que dicen ahora.