El pacto Bosch-Colau, casi imposible

El republicano afirma que sin apoyo a la independencia no hay acuerdo

El alcaldable desmiente a la activista y niega ententes con CiU y con el PSC

El candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, Alfred Bosch, en un desayuno informativo el miércoles.

El candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, Alfred Bosch, en un desayuno informativo el miércoles. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

XABIER BARRENA / BARCELONA

"Si no me dice 'sí', yo no le pudo dar el 'sí'". No, no es un bolero trabalenguas. Es una frase textual del alcaldable de ERC en Barcelona, Alfred Bosch, en la que afirma que si Ada Colau no se muestra partidaria de la independencia de Catalunya no habrá pacto alguno, aunque Bacelona en Comú (BC) sea la lista más votada. En un acto público en el barrio del Camp d'en Grassot, Bosch ha señalado este jueves que su posición "no es una exigencia, ni mucho menos una de tipo personal. Pero ERC, como garantía a la ciudadanía de avance en el proceso soberanista no puede aceptar otra respuesta". Habida cuenta que la amalgama de BC la forman partidos para nada independetistas, como ICVEUiA Podem, se antoja la de Bosch una condición de imposible cumplimiento para la activista social.

No ha sido tan contundente el republicano con el otro 'pretendiente', Xavier Trias. Si bien se ha acogido a otros de los tres ejes básicos de los republicanos, en este caso la justicia social, para exigirle que, más allá de afirmar que está de acuerdo con los republicanos en muchos aspectos, concrete cómo echará para atrás la reforma del Port Vell, "un gueto exclusivo en espacio público", la ampliación de La Maquinista ("que tanto daño hace al tejido comercial de Sant Andreu") y el de Heron City.

Noticias relacionadas

Bosch ha negado que se haya ya pergeñado un pacto entre su fuerza, CiU y el PSC, como adujo el miércoles Ada Colau, y tampoco que hubiere una entente a dos con la federación nacionalista, desmintiendo así a Jaume Collboni, cabeza de lista de los socialistas.

En el área prográmatica, Bosch ha presentado las medidas que llevaría a cabo en cuanto a la atención a las personas ancianas, de más de 70 años. Con un coste de 2,3 millones anuales, el republicano se propone monitorizar a las personos mayores de manera que se pueda detectar, por ejemplo, la falta de actividad en sus hogares, indicio de anomalía.