Ir a contenido

EL DEBATE DEL ESTADO DE LA NACIÓN

Garzón se estrena azotando al presidente por "saquear" el país

Izquierda Unida promete construir un país nuevo y echar a los "parásitos"

Coscubiela enoja a Villalobos al referirse a Rajoy como un "capo" mafioso

IOLANDA MÁRMOL / MADRID

El candidato de Izquierda Unida (IU) a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, se estrenó en el debate de la nación con un discurso de ataque frontal a Mariano Rajoy y dibujó un país en el que el PP ha puesto el Ejecutivo a los pies de las empresas a través del expolio. Necesitado de demostrar fortaleza en un partido donde ha cosechado importantes enemigos y presionado por el reto de substituir al coordinador federal, Cayo Lara, que le cedía su lugar como portavoz, Garzón arriesgó y eligió un tono mitinero.

El joven diputado acusó a Rajoy de convertir el Gobierno "en una escuela de negocios" al servicio de las grandes fortunas y de privatizar compañías en beneficio de sus amistades clientelares. "Usted está saqueando este país para regalárselo a sus amiguetes", afirmó Garzón, que criticó la privatización de AENA y de Endesa, al tiempo que criticaba al Gobierno por no poner freno al efecto de puertas giratorias.

"Ustedes son liberados de los mercados y los mercaderes con el fin de facilitar el expolio del Estado. Ustedes son partidarios del capitalismo de amiguetes", arguyó.

El diputado malagueño acusó a Rajoy de haber perdido todo contacto con la realidad y de vivir encerrado en la burbuja de la Moncloa. "Usted no conoce la calle, no gasta la suela de los zapatos", le dijo, para afearle a continuación que no conoce los problemas reales de los ciudadanos y recriminarle que en su discurso no hubiese mencionado los desahucios, la pobreza energética o la emigración de jóvenes.

En su discurso, el candidato de Izquierda Unida se comprometió a trabajar para construir un nuevo país donde no quepan los "parásitos" y "echar" a Rajoy, a quien calificó de "cuentacuentos", de la presidencia del Gobierno.

IRONÍA PRESIDENCIAL

El presidente, visiblemente sorprendido por la dureza de las acusaciones vertidas por el diputado, reivindicó sus lazos con la realidad, aseguró que acude a la sanidad pública, y lamentó que Garzón hubiese empleado "eslóganes" en lugar de críticas argumentadas. Con cierta displicencia el presidente del Gobierno sacó su ironía. "Nadie somos perfectos salvo ustedes, pero ustedes son muy poquitos", afirmó Rajoy lanzando el dardo.

El momento más tenso del debate se produjo durante la intervención del portavoz de ICVJoan Coscubiela, que relacionó a Rajoy con las actividades ilícitas del extesorero del PP, Luis Bárcenas y le acusó de ser "el capo de la familia" de un partido "carcomido por la corrupción". Estas palabras le valieron la amonestación de la vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, que le recriminó haber empleado un vocabulario ofensivo y le exigió que retirase la acusación. Aun así, Coscubiela acusó al Gobierno de no tener ningún tipo de dignidad y de hundir al país con las políticas de austeridad.

El estreno de Garzón en el debate llega en pleno dilema del futuro de esta fuerza, que ha ofrecido al premio nacional de poesía Luis García Montero ser el cabeza de lista de la candidatura a la Comunidad de Madrid, tras la marcha de Tania Sánchez y el grueso del sector crítico.

El poeta está valorando la posibilidad pero todavía no habría dado una respuesta en firme a Izquierda Unida, que afronta la encrucijada con todas las encuestas vaticinándole una debacle electoral.

0 Comentarios
cargando