SEGUIMIENTO AÉREO DE LA VIA CATALANA

Congestión en los cielos

Avionetas, helicópteros, ultraligeros y hasta drones surcarán esta tarde Catalunya para captar la cadena

Un helicóptero de los Mossos, a punto de despegar.

Un helicóptero de los Mossos, a punto de despegar. / ARCHIVO / EFE

Se lee en minutos

JOSE RICO / Barcelona

Durante la Via Catalana, la precaución no será solamente un requisito imprescindible por tierra. También por aire. La mediática necesidad de obtener la mejor fotografía de la cadena humana independentista y la curiosidad de los afectos a la causa por ser testigos de un acontecimiento tan inédito como llamativo pueden provocar un otro fenómeno sin precedentes: el colapso circulatorio en el cielo de Catalunya. La previsión es que haya helicópteros, avionetas, ultraligeros y hasta drones, además de los habituales aviones comerciales.

No es una exageración. Lo reconocen varias empresas que prestan servicios de publicidad aérea y fotografía, que el lunes se reunieron con el departamento de Interior y con AENA y fueron informadas de la previsión, a partir de los datos facilitados por la Assemblea Nacional Catalana (ANC), de que hoy despeguen más de medio centenar de aparatos solo para seguir la formación del desfile humano, desde El Pertús a Alcanar.

De entrada, la estimación es que sobrevuelen el país una treintena de ultraligeros conducidos por particulares para poder dar fe del éxito de la Via Catalana. Así, los voluntarios de la ANC se han fijado el propósito de captar a los participantes tramo por tramo, a fin de poder unirlos en una sola imagen. La inquietud de los expertos en navegación aérea es que estos aparatos no pueden ser controlados si están fuera de las frecuencias de los aeropuertos. Lo mismo que sucede con los helicópteros y con los drones, aeronaves que vuelan sin tripulación a bordo. A esta circunstancia hay que unir las limitaciones en la capacidad de vuelo, por el tipo de combustible, la fuente de energía o el sistema de navegación. Los drones, por ejemplo, pueden volar a un máximo de 1.000 pies de altura, unos 330 metros.

Es decir, que un buen número de objetos voladores puede que identificados pero no controlados, la mayoría en manos de pilotos privados, se concentrarán en breve espacio de tiempos en el cielo catalán. Los especialistas avisan, además, de que quienes pretendan volar sobre Barcelona tendrán que hacerlo con un aparato biturbina, los únicos autorizados para surcar las ciudades de más de 50.000 habitantes.

Te puede interesar

Buscando los huecos

Están acreditados unos 18 helicópteros de compañías especializadas en la captación de imágenes y medios de comunicación.TV-3 ha dispuesto tres para su programación especial. Fuentes de una de las empresas de fotografía aérea que hoy trabajarán reconocen haber recibido el encargo específico de una televisión de ámbito estatal de salir a la caza de aquellos tramos más vacíos o los puntos en que se perciban huecos entre los participantes. Adivinen para qué.