MOVILIZACIÓN CIUDADANA

Pedraz archiva la causa contra los convocantes del 25-S

El juez de la Audiencia Nacional justifica la protesta dada "la decadencia de la denominada clase política"

Manifestantes, durante el cerco al Congreso, el 25 de septiembre.

Manifestantes, durante el cerco al Congreso, el 25 de septiembre. / AGUSTÍN CATALÁN

1
Se lee en minutos

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha acordado este jueves archivar la causa abierta contra ocho de los convocantes de la manifestación del 25-S frente al Congreso de los Diputados, al considerar que no existe delito contra las instituciones del Estado. El magistrado ha decretado el archivo de la causa tras tomar declaración, durante algo menos de una hora, a los acusados, a los que ha dejado en libertad sin ningún tipo de medida cautelar.

En el auto, Pedraz resalta que los diputados pudieron, el pasado 25 de septiembre, mantener su actividad "con absoluta normalidad" y que pudieron "acceder a la cámara sin ningún problema". Por ello, concluye que las convocatorias de las protestas "no suponen comisión de delito alguno".

El magistrado defiende la legitimidad de "opinione subjetivas" como las planteadas por parte de los manifestantes, "máxime ante la convenida decadencia de la denominada clase política". Además, denuncia que la Policía incurrió en un "claro" exceso de sus funciones por su modo de tramitar los atestados policiales relacionados con las 35 detenciones practicadas durante las protestas.

Noticias relacionadas

El juez también señala que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, "autorizó la convocatoria" y que los convocantes estaban acusados de "superar el perímetro de seguridad" y no tenían "instrumentos peligrosos".

Muestras de solidaridad

Varias decenas de personas se habían congregado a las puertas de las Audiencia Nacional para expresar su solidaridad con los detenidos, a los que han recibido con aplausos a su salida del tribunal. Uno de los ocho detenidos que estaban llamados a declarar no había acudido a declarar ante el juez alegando "objeción de conciencia".