Ir a contenido

LAS RAMIFICACIONES DEL 'CASO PALMA ARENA'

El juez registra en Barcelona una entidad que estuvo presidida por Urdangarín

La investigación se centra en una presunta malversación de fondos

J. G. ALBALAT
BARCELONA

La sede del Instituto Nóos en Barcelona, ayer, durante el registro.

La sede del Instituto Nóos en Barcelona, ayer, durante el registro. / EFE / ALBERT OLIVÉ

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía registraron ayer la sede del Instituto Nóos en Barcelona -que presidió el duque de Palma, Iñaki Urdangarín-, así como tres sociedades vinculadas a este organismo y un piso particular. La operación, una pieza separada del caso Palma Arena, fue ordenada por la Fiscalía Anticorrupción a raíz de la investigación abierta por el presunto desvío de 2,3 millones de euros por parte del Ejecutivo del expresidente balear Jaume Matas a esta entidad.

El juez instructor José Castro mantiene imputados en esta trama a Diego Torres, uno de los fundadores de la entidad; al que fuera director general de Deportes del PP José Luis Pepote Ballester, y al exgerente del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) R. A. Los dos últimos firmaron dos convenios entre Ibatur y la Fundació Illesport con el Instituto Nóos. En virtud del primero, rubricado el 17 de julio del 2005, el Govern de Matas pagó a Nóos 1,2 millones de euros, mientras que por el segundo, firmado el 17 de septiembre del 2006, abonó 1,1 millones de euros más.

CITA INTERNACIONAL / Los convenios, en los que la Fiscalía sospecha que hubo malversación, sirvieron para crear el Illes Balears Fórum, un encuentro internacional sobre deporte y turismo que pretendía convertirse en un observatorio permanente. En julio, ya declaró por esta pieza Torres, que había ostentado la vicepresidencia del Instituto Nóos en el 2005, cuando el duque de Palma era su presidente. Un año más tarde, Urdangarín renunció a su cargo, y Torres pasó a presidir la entidad.

Torres explicó al juez instructor que el dinero que percibió del Ejecutivo balear se destinó a la organización de los eventos, ya que el instituto que dirige es una entidad sin ánimo de lucro. Sobre estos convenios, Matas admitió en su declaración judicial que recomendó su firma y que «lo volvería a hacer».

Temas: Caso Nóos