Las visiones del país

El debate independentista aviva el interés de la prensa extranjera

Los corresponsales dicen que nunca antes Catalunya había salido tanto en sus medios

La autonomía retoma ahora el protagonismo internacional perdido tras la transición

4
Se lee en minutos
David Miró
David Miró

Periodista

ver +

«¿Le puedo hacer unas preguntas para un periódico de Miami?» Un reportero con acento cubano recababa ayer la opinión de los asistentes al acto institucional de la Diada en el parque de la Ciutadella y ponía cara de asombro cuando alguien se mostraba abiertamente independentista. No fue el único. Varios periodistas internacionales aprovecharon la jornada para hacer reportajes y muchos ya tienen el encargo de seguir las elecciones del próximo 28-N. El hecho de que la independencia sea uno de los ejes de la campaña, junto con la cascada de acontecimientos de los últimos meses (referendos soberanistas, sentencia del Constitucional, manifestación del 10 de julio, victoria en el Mundial de una selección con acento catalán, veto a los toros e incluso el debate sobre el burka), ha despertado el interés internacional por la cuestión catalana, incluso más allá de los grandes medios tradicionales (BBC, CNN, Le Monde, etc). Los corresponsales que llevan tiempo aquí jamás lo habían tenido tan fácil para vender sus temas.

El corresponsal de BNR Nieuwsradio y del periódico holandés Groene Ansterdamer, Lex Rietman, prepara varios reportajes para la radio y un amplio artículo para prensa, «tanto por la importancia de Catalunya para el futuro político del Gobierno de Zapatero como por la creciente desafección de los catalanes respecto a España». Para Rietman, esta desafección proviene de un «maltrato político y mediático nada disimulado que es muy rentable en España. Además, los catalanes que defienden que dentro de España se podía vivir siendo respetado como tal se quedan cada vez con menos argumentos».

INQUIETUD FRANCESA / En el sur de Francia también se sigue con mucho interés lo que pasa al otro lado de la frontera. La corresponsal de l'Indépendant du Midi, Joana Viusà, asegura que la noticia de las elecciones irá en portada, pero admite que «no es fácil explicar lo que pasa aquí porque, aunque en Perpinyà algunos se sientan catalanes, no dejan de ser franceses». Viusà, que es norcatalana, constata un aumento del sentimiento independentista, pero asegura que «visto desde fuera suena tan separatista Artur Mas como José Montilla, porque en Francia una autonomía como la de Catalunya es impensable». Francis Matéo, corresponsal del portal de noticias francés Econostrum.info, reconoce que en el país vecino el nacionalismo catalán se sigue «con curiosidad, a veces con admiración y también con inquietud». Matéo no tiene tan claro que haya habido un aumento del secesionismo como tal, pero sí del debate sobre una eventual separación. El corresponsal de la RTL, Fred Traini, quita hierro y cuestiona que CiU «sea realmente independentista».

Desde Cambridge, la catedrática de Ciencia Política del Queen Mary College de la Universidad de Londres, Montserrat Guibernau, señala que en Gran Bretaña el interés por Catalunya se reavivó con el proceso de Devolution iniciado por Tony Blair en 1997, pero que ahora ha decaído «porque Escocia ya va por delante y prepara su referendo». Guiber-nau vaticina que eso puede cambiar si las elecciones las gana un partido que defienda abiertamente el derecho a decidir, «porque aquí [en Gran Bretaña] se relacionaría inmediatamente con Escocia».

Un país donde también se sigue de cerca el caso catalán es Dinamarca, que recientemente ha concedido el derecho a Groenlandia para constituirse en Estado. El corresponsal en España del diario Berlingske Tidende, Martin Tøner, considera que las elecciones «interesan porque pueden marcar una tendencia respecto al sentimiento independentista, y más con la participación de un personaje conocido y pintoresco como Joan Laporta». Tøner apunta como segundo foco de interés la participación de Plataforma per Catalunya «como posible germen de un partido de extrema derecha en España». La periodista italiana Paola Grieco también prevé una cierta cobertura, sobre todo de la prensa. «Personalmente, no me parece que exista en Barcelona una voluntad separatista», afirma Grieco, quien, sin embargo, prevé que se abra una «nueva fase con más incertidumbre» después de las elecciones.

Noticias relacionadas

DESPUÉS DE FRÁNCFORT / En Alemania, el interés por Catalunya es mayor desde la Feria de Fráncfort, según explica la periodista Julia Macher, que trabaja para varias emisoras públicas y revistas. Según Macher, más que el independentismo como opción real, lo que ha crecido es «un sentimiento nacionalista en respuesta a un nacionalismo español que también existe, pero del que se habla mucho menos». Más difícil lo tiene Sandra Silva, que trabaja para el Internet Group de Brasil. Silva reconoce que «los brasileños no perciben por ahora la fuerza que hay en Catalunya para que sus acuerdos con Madrid sean respetados». Aun así, dice que espera «hablar en el futuro de las relaciones del poder central con las áreas autónomas».

Poco a poco Catalunya recupera el protagonismo mediático que ya tuvo durante la Transición, como recuerda Carles Puigdemont, autor de un estudio sobre esa mirada exterior. «Saben que hay un expediente catalán sobre la mesa sin resolver», dice. Huelen a contencioso y eso les hace dirigir sus focos hacia aquí.