Ir a contenido

ESCENIFICACIÓN NAVIDEÑA

Parets del Vallès reproduce Montserrat y sus entornos en el pesebre de sobremesa más grande de Catalunya

Mide 230 metros, está ambientado entre los años 40 y 60 y aparecen los pueblos de Monistrol, El Bruc y Collbató

La previsión es que más de 10.000 personas visiten este nacimiento hasta el próximo 21 de enero

ACN

Imagen de una reproducción de una masía con Montserrat al fondo en el pesebre de sobremesa más grande de Catalunya, en Parets del Vallès.

Imagen de una reproducción de una masía con Montserrat al fondo en el pesebre de sobremesa más grande de Catalunya, en Parets del Vallès.

La Agrupació Pessebrista de Parets del Vallès (Vallès Oriental) ha reproducido la montaña de Montserrat y sus entornos en el pesebre de sobremesa más grande de Catalunya. Se trata de una propuesta que mide 230 metros donde aparecen los pueblos de Monistrol, El Bruc y Collbató. 

Así lo ha explicado el presidente de la entidad, Albert Pérez, que ha asegurado que la decena de pesebristas que han participado en este proyecto ha trabajado durante más de ocho meses. La principal dificultad ha sido crear la montaña en miniatura que mide diez metros de alto y cinco de ancho y que se ha hecho a escala.

El escenario está ambientado entre los años 40 y 60 porque la voluntad de sus creadores era poder poner elementos tan emblemáticos como el tren cremallera. Tampoco faltan personajes clave como los Reyes de Oriente o el 'caganer', y otros que no formando parte de la tradición también se han sumado como el mítico 'timbaler' de El Bruc. Esta entidad pesebrista comenzó a hacer pesebres de sobremesa en 1931 y desde 1995 tiene el récord catalán por hacer el más grande de Catalunya.

Montserrat, un reto

Aunque hacía años que la agrupación paretana tenía en la cabeza reproducir la montaña de Montserrat, nunca hasta ahora había dado el paso y afrontado este reto. "Este año el director de la entidad, Esteve Mas, apareció un día con los planos de Montserrat y nos dijo que este 2017 era el año, y decidimos ponernos a trabajar", explica Albert Pérez.

Según apunta, la principal dificultad ha sido reproducir a escala la montaña y todas las agujas. "En realidad mide diez kilómetros de alto por cinco de ancho y nosotros hemos hecho una reproducción que hace diez metros por cinco", comenta el pesebrista, quien añade que para reproducirla han empleado planos topográficos de las diferentes secciones de este accidente geográfico. "Hemos ido mirando qué agujas había en cada sección y partiendo de una cota cero las hemos ido construyendo estimando la altura de cada una".

Aparte de Montserrat, que es el elemento principal del pesebre, el escenario también incluye pueblos de su entorno como Monistrol, Collbató o El Bruc. "Para que fueran identificables hemos construido las iglesias de estas localidades tal como son actualmente", comenta Pérez. 

"Queríamos que las personas mayores que vinieran pudieran ver cosas familiares, que vivieron en su juventud o infancia", comenta el pesebrista. En este sentido señala que también han puesto antiguos carteles de Cola Cao, de Aromas de Montserrat o de Netol" similares a los que todavía hay en las fachadas de algunos edificios porque están hechos con azulejos", recuerda.

Viaje al pasado

Pérez añade que el hecho de que este pesebre esté ambientado en esa época permite a los visitantes ver piezas poco habituales como por ejemplo vehículos a motor. "Era el momento en que se estaba pasando del carro al coche y hemos querido reflejar este cambio", aclara. Asimismo, indica que también aparecen otros elementos identificables como el monasterio de Montserrat, el teleférico o el mítico 'timbaler' de El Bruc. Todo ello sin dejar de lado personajes y pasajes tradicionales como el nacimiento, la anunciación a los pastores, la llegada de los Reyes Magos o el 'caganer'.

La previsión es que más de 10.000 personas visiten este pesebre hasta el próximo 21 de enero, momento en que se desmontará para dar paso a la edición del próximo año. "Recibimos visitas de ciudadanos del pueblo, pero sobre todo de fuera, lo que nos resulta muy curioso", comenta Pérez, que añade que también pasan por la sede de los pesebristas de Parets, alumnos de centros educativos del Vallés Oriental y abuelos de residencias de ancianos.

Más noticias de Parets en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

Temas: Navidad