Opinión |
28-M

Collboni, de menos a más

El candidato socialista se ha crecido en campaña, ha ganado en autoridad, capacidad de transmitir sus prioridades y optimismo

El candidato del PSC, Jaume Collboni, en un mitin

El candidato del PSC, Jaume Collboni, en un mitin / JORDI OTIX

Joaquim Coll

Joaquim Coll

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una cosa es tener opciones de conseguir la alcaldía y otra acabar la campaña en primera posición según el consenso demoscópico, tanto el publicado como el prohibido. Este es el caso de Jaume Collboni, de quien se afirmaba hace poco que su atractivo político estaba por debajo de las siglas del PSC, es decir, que él personalmente no aportaba votos. Y era cierto, pero también que ahora el candidato socialista se ha crecido en campaña, ha ganado en autoridad, capacidad de transmitir sus prioridades, optimismo, y se ha hecho visible como futuro alcalde.

Ha logrado que estas municipales no sean cosa de dos, de Ada Colau y Xavier Trias, como ambos buscaban para polarizar el voto y acordaron en una fotografiada comida antes de las elecciones. Collboni ha ido claramente de menos a más, y es quien mejor ha progresado, también porque era, de los candidatos con opciones de ganar, el menos conocido. De lograrla, su victoria ya no sería una sorpresa, sino la confirmación de una trayectoria ascendente.

Fantasía ruralista

Colau ha hecho también una buena campaña, su eficacia comunicativa sigue siendo notable, y con las 'superilles' ha logrado construir un relato evocador, aunque en realidad sea un disparate, una fantasía ruralista que no se puede extender a todo el distrito central porque la movilidad y la economía de la metrópolis colapsarían. Pero está logrando movilizar a su electorado, y puede recibir voto prestado tanto de ERC como de la CUP para evitar el triunfo del PSC. El independentismo prefiere a la líder de los Comunes como segunda opción porque Collboni de alcalde supondría no solo el entierro del 'colauismo', como expresión de la izquierda dogmática y decrecentista, sino también del 'procesismo' soberanista.

Por su parte, Trias ha ido a menos, el anuncio de su candidatura concentró en un primer momento el cansancio hacía Colau, pero después no ha ofrecido nada y en los debates ha estado perdido. En cambio, Ernest Maragall lo ha hecho bien en campaña, está en mejor forma que el candidato de Junts, pese a que también tiene una edad. Pero este domingo la cosa está entre Colau o Collboni

Suscríbete para seguir leyendo