Artículo de Rosa Ribas Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Deportes de verano (cara B)

Desde que se saben las condiciones de esclavitud de los trabajadores que han levantado los estadios, desde que se saben cuántas muertes ha costado, hemos decidido que nosotros no jugamos

4
Se lee en minutos
El presidente de la FIFA Gianni Infantino (izquierda) y el Emir de Qatar Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani en la presentación de la Copa del Mundo 2022 en Doha el pasado 1 de abril de 2022.

El presidente de la FIFA Gianni Infantino (izquierda) y el Emir de Qatar Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani en la presentación de la Copa del Mundo 2022 en Doha el pasado 1 de abril de 2022. / EFE/EPA/NOUSHAD THEKKAYIL

Hace unos días, en la tribuna anterior, rememoraba cómo los veranos de mi infancia estaban asociados a determinados acontecimientos deportivos. Unos se repetían cada año, los campeonatos de atletismo, los de natación y, sobre todo, el Tour y la Vuelta. Otros tenían el aura excepcional que adquieren los eventos que tienen ciclos largos, como las olimpiadas. 

Los corredores del Tour, esforzados y sudorosos, embutidos en sus maillots, tenían un efecto similar al de los niños de San Ildefonso, nerviosos, repeinados y también embutidos en sus chaquetillas. El 22 de diciembre te despertaba la cantinela de las vocecitas y te tomabas el Cola-Cao o el Nesquik – tuvimos fases de grumos y fases de velocidad – con esa musiquilla de fondo que te reafirmaba número a número que sí, que tenías vacaciones y que al final habría también regalos.

Cada interminable retransmisión del Tour te recordaba que no solo era verano, sino que quedaba, además, mucho verano por delante.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Estos mitos de la infancia son muy poderosos. Ha costado mucho degradarlos: mucha corrupción, muchas trampas, mucho dopaje. Mucha mierda, en definitiva. Solo desde la nostalgia puedo salvarlos del efecto destructor de la realidad. Y ahora toca destruirle a otra persona su mito deportivo de la infancia. 

Mi ahijada, S., es la hija de unos de nuestros mejores amigos en Alemania. S. nació en el año 2006, el año en el que la Copa Mundial de Fútbol se celebró en Alemania. Desde ese campeonato, un grupo de amigos de Frankfurt nos juntábamos cada dos años para ver fútbol juntos, fuera el campeonato mundial, fuera el europeo. Era un grupo heterogéneo, con alemanes, italianos, españoles, turcos, argentinos. Jugábamos una porra, con reglas complicadas que nadie acababa de entender excepto quienes se las inventaron, alemanes, por supuesto. Las apuestas se hacían en una hoja de Excel. ¿He dicho ya que los inventores del sistema de reglas eran alemanes? El premio: el nombre del ganador grabado en una típica jarra de sidra de Frankfurt. Una jarra de cerámica gris azulada, feúcha pero sólida y digna.

Durante los campeonatos nos reuníamos en casas de unos u otros o en bares para comer y beber mientras veíamos el fútbol. Y S. siempre estuvo allí. En la Eurocopa de 2008, la que se celebró en Austria y Suiza y ganó España, ella ya entendía que los gritos de “gol” – 'Tor', en alemán –eran algo bueno. Veía que la gente saltaba, brindaba, se alegraba y ella lo gritaba solo para ver esas reacciones con más frecuencia, porque es lo que tiene el fútbol, que los partidos son largos y los goles suelen ser pocos. En el mundial de Sudáfrica de 2010, aprendió que no nos gustaba el juego defensivo y la palabra 'catenaccio' se convirtió en una palabrota.

Con el tiempo, el grupo de amigos que nos encontrábamos para ver fútbol juntos cambiaba. Algunos se marchaban a vivir a otras ciudades o países. Otros se incorporaban. Seguíamos jugando la porra de reglas complejas, aunque después de cada campeonato alguien proponía cambiarlas. Algo que hasta ahora sigue sin ocurrir. 

A partir del Campeonato Mundial de 2014 en Brasil, el que ganó Alemania, S. empezó a participar en las porras. Su criterio era más bien curioso: apostaba por países cuyo nombre le parecía gracioso, como Bélgica, o por equipos en los que los jugadores le parecían guapos, como Francia. Nunca por Italia por el tema 'catenaccio'. A medida que S. iba creciendo, mejoraba algo su comprensión del fútbol y sus criterios cambiaron, excepto en su aversión por el fútbol italiano, que no conseguimos quebrar a pesar de que el fútbol italiano algo sí que ha cambiado. Aunque, en plena adolescencia, lo más probable es que S. lo haga por incordiar.

Noticias relacionadas

Para ella, los campeonatos de fútbol cada dos años en verano son fechas esperadas. Significan reuniones bulliciosas, comidas y cenas a horas extrañas, según el país desde el que se retransmite, la foto triunfal de quien gana la porra levantando nuestro trofeo feúcho. 

Por eso ahora le cuesta aceptar, por más que lo entienda, que este año ni veremos los partidos del Campeonato del Mundo en Qatar ni habrá porra. Porque desde que se decidió la sede, desde que toda la corrupción saltó a la vista, desde que se saben las condiciones de esclavitud de los trabajadores que han levantado los estadios, desde que se saben cuántas muertes ha costado, desde que sabemos hasta qué grado de degradación se ha llegado, hemos decidido que nosotros no jugamos. Seguro que a los organizadores nuestro gesto les importa menos que nada. Pero no vamos a llenar nuestro pequeño trofeo de mierda.

Temas

Verano Qatar