Artículo de Álex Sàlmon Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

'Quo Vadis' Barcelona

Es una pregunta eterna. Y así debe ser si se quiere avanzar. Las ciudades que se instalan desfallecen

3
Se lee en minutos
Fachada Casa Batlló.

Fachada Casa Batlló.

La Barcelona del Eixample de los años 60 era gris. Nadie había limpiado las fachadas de los edificios construidos entre finales y principios del siglo pasado, ni existía una cultura estética para considerarlos bellos.

Tras la Guerra Civil se comenzó a construir un tipo de estructuras diferentes, basadas en el ladrillo visto, y en los 60 y 70 se trastocó por otro tipo de estructuras, que valoraban los balcones que ganaban metros a los interiores.

La cuestión es que la Barcelona de los 60, y también 70, no sabía que tenía un barrio maravilloso, personal, ordenado y estéticamente difícil de superar.

La Pedrera era una esquina gris donde sus inquilinos no estaban contentos con la dificultad de sus estancias. Uno de los edificios más visitados de Barcelona, más elogiado y emblemático fue criticado y vilipendiado durante la época de su construcción. Solo hay que bucear en las hemerotecas para descubrir informaciones que ahora no entenderíamos. Así somos los barceloneses con nuestro presente.

La Casa Batlló pasó por un proceso parecido. Tampoco la contemporaneidad de aquella ciudad de principios de siglo tenía muy clara la transformación de su urbanismo. Sin embargo, la llamada 'Manzana de la discordia' ha acabado convirtiéndose en uno de los espacios de mayor belleza y armonía del mundo. Junto a la Casa Batlló de Antoni Gaudí, la Casa Amatller (Josep Puig i Cadafalch), la Casa Lleó Morera (Lluís Domènech i Montaner), la Casa Mulleras (Enric Sagnier) y la Casa Josefina Bonet (Marcel-li Coquillat). Insuperable.

La Casa Batlló, durante los mismos años 60, albergó vecinos y más de una oficina. Entre ellas había un laboratorio donde, cómo no, extraían sangre. Es el recuerdo de un niño también crítico con aquel horroroso edificio, pero por otras razones que no guardaban relación con la estética, sino con los miedos de la niñez a la extracción de sangre.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La mayoría de los barceloneses redescubrieron su gris ciudad a partir de la explosión de vigor con las olimpiadas. Fue necesario aquel instante y una campaña que se autoimponía “ponerse guapa” para que muchos se percataran del lugar donde vivían.

Pero, si repasamos la prensa de la época, y de la misma forma que ocurrió a principios y mediados del siglo XX, también las olimpiadas tuvieron sus detractores y críticos. Y denunciantes contra los que estaban presuntamente haciendo dinero a costa del resurgir de la ciudad. Que los hubo, como siempre ocurre.

Pero todo se confabuló a favor. La imaginación desbordante de aquel momento, muy en consonancia con las formas de hacer de la ciudad desde finales del XIX, impactó también en el mundo. Y aunque los críticos machacaron con reflexiones tan poco consistentes como los atascos de tráfico cuando se construían las Rondas, desde el mismo momento que arrancó aquella Olimpiada, la ciudad cayó rendida ante lo que estaba ocurriendo.

En 1993 llegó una crisis. Es cierto. Pero el motor de la ciudad ya estaba en marcha y con una proyección que todavía dura.

Noticias relacionadas

Afortunadamente, no ha sido necesario un paso del tiempo tan largo como el ocurrido desde principios del XX con la Barcelona que proyectaba Gaudí y Domènech i Montaner para entender que esta es una gran ciudad recuperada por los turistas en pocos meses, tras la pandemia.

Claro que el 'Quo Vadis' de Barcelona es eterno. Y así debe ser si se quiere avanzar. Las ciudades que se instalan desfallecen. Es necesario evolución medida y proyectada en el futuro. Esta ha sido una rutina de la ciudad casi sin intención. Con esta premisa deben presentarse los candidatos a ser alcalde. Y, si no, que abandonen.