APUNTE

Si yo fuese De Jong, los denunciaría

3
Se lee en minutos
Frenkie de Jong, durante el partido del trofeo Joan Gamper ante el Pumas

Frenkie de Jong, durante el partido del trofeo Joan Gamper ante el Pumas / EFE/Alejandro García

Se lo dice el hereje, así que no tienen la más mínima necesidad de creérselo: lo hacen para justificar todo lo que están haciendo y cómo lo están haciendo. No me los creo. Puede ser, desde luego, que sea el único ser humano que no se los cree. Puede ser que ni siquiera tenga pruebas para no creérmelos.

Puede ser que todo lo que imagino, desde el papel de Enric Masip hasta la labor oculta, ‘a lo Villarejo’, del cuñado Alejandro Echevarria, pasando por las comisiones que, en los traspasos de los dos futbolistas más importantes, Raphinha y Lewandonski, figuren dos amigos íntimos de Joan Laporta, Anderson Luis de Souza ‘Deco’ y Pini Zahavi, sean ensoñaciones mías.

La realidad es que esta directiva, que cuenta con cientos de apoyos en los medios de comunicación, a los que cita habitualmente para filtrar información e, incluso, para pedir ayuda mediática como cuando les sugirieron que les ayudasen a traspasar a Frankie de Jong o, ahora, que les ha contado los contratos «que podrían ser ilegales» (siempre, «podría ser»), se ha presentado, tras casi un año y medio de gestión, repito, 511 días, con un montón de deberes por hacer, pese a que miles de socios consideren a Laporta, Rafael Yuste, Mateu Alemany y Jordi Cruyff como auténticos héroes.

Se acerca el día

Faltan menos de tres días (esto arranca el viernes con el Osasuna-Sevilla, a las 21.00 horas) y Xavi tiene 31 futbolista en el vestuario, no sabe qué alineación podrá hacer ante el Rayo (eso sí, Laporta le ha garantizado que los podrá alinear a todos, mientras Alemany, al que en el vestuario de la Joan Gamper llaman ‘Padremany’, «porque se cree Dios», sigue sin pronunciarse) y, como solución a la crisis, a no poder inscribir a Lewandowski, Christensen, Koundé, Kessie, Raphinha, Dembélé y Sergi Roberto, al Barça no se le ocurre otra cosa que volver a hablar del ruinoso Josep María Bartomeu y sus contratos «posiblemente» ilegales.

De verdad, en serio, llevan 511 días en el club y, ahora, a tres días de empezar la Liga, salen diciendo, informando (secretamente) a los medios que hay contratos ilegales. Juraría que lo primero que miraron Laporta y, ya ni les digo, el pícaro Ferran Reverter, que al final se escapó por la puerta de atrás, fueron los contratos «fuera de mercado». Es más, tras el ‘forensic’, dijeron que denunciarían las operaciones sospechosas de Griezmann, Malcom, Cillesen, Neto, Pjanic y Arthur y pagos «excesivos» a un bufete de abogados, pero nada se dijo de esos contratos ilegales. Nada. ¿No es mosqueante, sospechoso?

Trabajo para la Fiscalía

¿Los denuncian ahora, cuando necesitan que uno de ellos, De Jong, se asuste y se preste a un traspaso y los demás, a otro descuento? ¿Casualidad?, no, por favor, no. Tras 511 días, echan mano de lo que sea, de más ruido, para que no se hable de que, tras todo este tiempo, se presentan a menos de tres días de que empiece el campeonato, con el agua al cuelo. Por culpa de Bartomeu. Ya.

Noticias relacionadas

Si yo fuera De Jong, que no lo soy, iría a los tribunales, a la UEFA, a donde fuese. Tengo un contrato y me están persiguiendo, acosando.

Si yo fuera la Fiscalía, estaría asustado de que el Barça, además de la documentación del ‘forensic’ y la ‘due diligence’, que esa es otra, ahora quieren enviarme los contratos «aparentemente» ilegales de varios futbolistas, revisados por 100 abogados. Vamos, anda, que se aclaren entre ellos.

Temas

Barça