Pros y contras | Artículo de Emma Riverola Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Mi moral

Quizá lo determinante es crear un marco ético y político que defina los límites, que genere más protección a las mujeres y que sea firme contra la explotación y la pobreza

1
Se lee en minutos
Mi moral

No puedo defender la prostitución, que perpetúa la cosificación de las mujeres y su opresión. Alzaré mi voz de forma rotunda contra la trata, pero no silenciaré el grito de una mujer a la que nuestra sociedad y nuestras leyes no le ofrece otras opciones de supervivencia. Escucharé sus palabras sobre el ejercicio de la prostitución y clamaré contra un sistema que arroja a tantos a la marginalidad. 

No puedo defender la gestación subrogada porque mercantiliza de un modo indigno el cuerpo de la mujer y del niño. Pero los argumentos zozobran ante el testimonio de una mujer que ofrece su vientre para brindar un futuro (o incluso un presente) manifiestamente mejor a sus hijos.  

Noticias relacionadas

Defenderé con uñas y dientes el derecho al aborto, pero temo los zarpazos de un sistema patriarcal herido y rabioso. De jueces que puedan alegar que, si una mujer no es libre para ofrecer su vientre o ejercer la prostitución, tampoco lo es para decidir sobre la vida y la muerte de un feto.

Al fin, me pregunto si importa algo mi moral. Si lo determinante no es crear un marco ético y político que defina los límites, que genere más protección a las mujeres y que sea firme contra la explotación y la pobreza.