Renovación Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Consensos sin mentiras

Si los nacionalistas quieren que el PSC participe en un nuevo acuerdo tienen que dejar de mentir sobre la lengua, inventándose ataques al catalán cuando es al revés

1
Se lee en minutos
Aragonès e Illa durante el debate de política general en el Parlament.

Aragonès e Illa durante el debate de política general en el Parlament. / Enric Fontcuberta (EFE)

Es una buena noticia que tanto ERC como Junts hayan consensuado con el PSC la renovación de los miembros de diversos organismos (Sindicatura de Greuges, CCMA y CAC) que tenían el mandato caducado desde hace años. Parlamentariamente no quedaba otra, aunque el bloqueo podía haberse eternizado y, en este caso, no por culpa de los socialistas, sino por el talibanismo de los independentistas y sus peleas internas. Esperemos que Esther Giménez-Salinas deje atrás el lamentable papel de Rafael Ribó como Síndic, que ha ejercido no de defensor de los derechos de la ciudadanía sino de martillo del separatismo contra sus enemigos, cuya actuación ha sido además despótica, con un derroche de dinero más que cuestionable, tanto en viajes como en otros caprichos, pese a que se las daba de ser izquierdas. En cuanto a la CCMA su renovación debería impulsar una revisión a fondo tanto de TV-3 como de Catalunya Ràdio que han perdido la confianza y la credibilidad de gran parte de la sociedad catalana. Desde que nacieron en tiempos de Jordi Pujol siempre sido medios de comunicación nacionalistas, con unos profesionales muchas veces militantes, pero con el 'procés' traspasaron todas las líneas rojas y políticamente eran meros instrumentos de propaganda.

Salvador Illa puede estar contento de que el documento sobre los retos de la CCMA que ha dado lugar al acuerdo con ERC y Junts se parezca mucho al informe del PSC para refundar los medios de comunicación de la Generalitat con el objetivo de que recuperen su papel de servicio público. Es pronto para echar las campanas al vuelo, pero podría estar abriéndose el consenso en algunos temas. El siguiente capítulo será la lengua, pues el modelo inmersivo de escuela “solo en catalán” hace aguas, tanto legal como socialmente. Si los nacionalistas quieren que el PSC participe en un nuevo acuerdo tienen que dejar de mentir sobre la lengua, inventándose ataques al catalán cuando es al revés, se trata de que el castellano no quede excluido. Y reconocer que España saca muy buenas notas en cuanto al cumplimiento de la Carta Europea de Lenguas Minoritarias.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web