Ágora Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Solidaridad con Palestina, hoy más que nunca

Denunciar los crímenes de Israel y proteger a la población palestina no puede ser delito

2
Se lee en minutos
Un grupo de mujeres palestinas trata de escapar de los gases lacrimógenos lanzados por soldados israelís durante una protesta en contra de la construcción del muro de seguridad. Deir Qaddis, Cisjordania. 2004. Fotografía del reportaje ’La intifada del muro’.

Un grupo de mujeres palestinas trata de escapar de los gases lacrimógenos lanzados por soldados israelís durante una protesta en contra de la construcción del muro de seguridad. Deir Qaddis, Cisjordania. 2004. Fotografía del reportaje ’La intifada del muro’. / Raül Gallego Abellán

El año 1977 Naciones Unidas decidió que el 29 de noviembre sería el día internacional de solidaridad con el pueblo palestino. La fecha y la celebración se hacen este año más que necesarias que nunca, después de que el pasado 22 de octubre el Ministerio de Defensa israelí anunciara la designación de seis de las principales organizaciones de derechos humanos palestinas como “organizaciones terroristas”. La acusación, sin evidencias ni cimiento legal, ha desencadenado una campaña global de apoyo de la sociedad civil internacional bajo el lema #StandWithThe6.

Varios representantes de Naciones Unidas y expertos legales en derecho internacional ya se han pronunciado sobre este nuevo ataque de Israel contra las personas defensoras de los derechos humanos. Denuncian “el uso indebido manifiestamente flagrante” de la legislación antiterrorista y de seguridad israelí, y alertan que socava “la seguridad de todos", poniendo en peligro libertades fundamentales como las de asociación y expresión. Seguimos, en cambio, esperando una respuesta clara de condena de la UE y sus Estados miembros en un momento en que hacen falta medidas urgentes de apoyo a las organizaciones señaladas para revertir estas designaciones.

Noticias relacionadas

A pesar de su gravedad, estos nuevos ataques no resultan del todo sorprendentes, sino que son la culminación de décadas de persecución del Gobierno israelí contra las organizaciones palestinas. 'Las 6', junto con otras también perseguidas como la Health Work Committees - con cuatro trabajadoras presas, como la española Juana Ruiz -, son fundamentales en la aportación de pruebas en la Corte Penal Internacional de La Haya, que el marzo pasado anunció la apertura de una investigación sobre crímenes de guerra y lesa humanidad a Palestina. Desde entonces, la criminalización ha aumentado exponencialmente. En palabras de Sahar Francis, directora de Addameer, una de las ONG perseguidas, “Israel quiere silenciarnos porque exponemos sus crímenes”. La campaña de descrédito está dirigida pues contra organizaciones y personas clave en la denuncia y documentación de las vulneraciones de derechos que Israel comete, de forma generalizada y sistemática, sobre la población palestina. “Gran parte de nuestra tarea evidencia el estado de apartheid impuesto por Israel. Ahora corremos el riesgo inminente de ser arrestadas o que nuestras oficinas sean cerradas a causa de nuestro trabajo”, denuncian desde Al-Haq, otra de 'las 6'.

Denunciar los crímenes de Israel y proteger a la población palestina no puede ser delito. La solidaridad no puede ser delito. Israel persigue a las entidades palestinas pero también a las entidades internacionales que las apoyamos, algunas de las cuales catalanas e integradas en Lafede.cat, y es por eso que celebraremos muy convencidos este año la 'Setmana de Solidaritat amb el Poble Palestí'. Como estos ataques van también dirigidos contra las instituciones catalanas que los apoyan a través nuestro, aprovecharemos para pedirles valentía en su apuesta por la justicia global. Hay que levantar la voz y posicionarse contra esta injusticia, y hay que mantener y reforzar el apoyo al pueblo palestino y a sus organizaciones, haciendo explícita la tarea imprescindible que realizan. El Consell de Cooperació Internacional del Ayuntamiento de Barcelona ya se ha posicionado en este sentido. El Gobierno catalán y el resto de administraciones, como integrantes de la comunidad internacional, tienen el deber de poner fin a las complicidades con Israel, mientras continúe violando impunemente los derechos de la población palestina y de aquellas que los defienden.

Temas

Palestina