Apunte

Simeone y la Champions

2
Se lee en minutos
Simeone lamenta una acción durante el último partido contra el Milan.

Simeone lamenta una acción durante el último partido contra el Milan. / Reuters

Ha sido tan grande lo que ha logrado hacer Simeone en el Atlético de Madrid que parece una herejía cuestionar algunos de sus planteamientos esta temporada. No, criticar el calamitoso recorrido de su equipo en la Champions, a falta de la agónica última jornada, no es dudar de nada de lo anterior, ni del brillante pasado ni del buen presente en la Liga. Ni siquiera de que es un grandísimo entrenador.

El miércoles el Atleti ofreció su peor versión en años. No es que no estuviese cómodo, que no lo estuvo desde el primer minuto, es que no supo leer el partido y cuando su entrenador quiso amarrar el empate, su racanería le castigó con una derrota que le pone al borde del precipicio. Ganando un partido de 5, el Atleti está donde le corresponde.

Ganando el Liverpool 2-0 al Oporto, el empate era un resultado tan válido como la victoria. Cuando el Cholo decidió sustituir a Griezmann por Kondogbia estaba mandado un mensaje muy claro a sus jugadores. Un mensaje de miedo. Lo poco decente que había hecho hasta entonces había pasado por las botas del francés. Se le volvió en contra poco después. 

Retratado en la foto

Con el Milan ganando, Simeone «saludó» a los seguidores italianos con los brazos al aire lanzándoles besos. El gesto de la frustración. Con la mejor plantilla de los últimos años no está consiguiendo sacarle el rendimiento que se le presumía. Se puede perder como el día del Liverpool, se pueden cometer errores humanos como aquella noche. Pero ni contra el Oporto, ni contra el Milan, el Atleti ha tenido un plan. Ni atacar ni defender. Ni con Savic ni sin él. Ni manejar un empate que le abría el camino. Un despropósito ante una afición que había vuelto a llenar el campo esperando otro guión.

Noticias relacionadas

Dijo el Cholo que los jugadores no conocían el resultado de Liverpool. Minutos después el Team-manager Tomás Reñones aseguró en Movistar+ que conocían en todo momento lo que pasaba en el otro partido. Tiene más sentido lo segundo que lo primero.

Después de Lisboa y de Milán parecía que la Champions «le debía» una al Cholo. Así va a ser imposible cobrarse la deuda. Si en los títulos el líder es él, en la foto europea de este año también sale retratado.