Dos años de pandemia Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Cantando en la oscuridad

En 'Inside', Bo Burnham le ha puesto melodía y letra a esas angustias que alimentamos en secreto, que se hacen inmensas cuando las miramos de frente y decidimos dejar de fingir que no las vemos

1
Se lee en minutos
Carey Mulligan y Bo Burnham, en un fotograma de ’Una joven prometedora’.

Carey Mulligan y Bo Burnham, en un fotograma de ’Una joven prometedora’. / Focus Features

El mundo ha cambiado mucho en estos dos últimos años. La manera en la que accedemos y pensamos en cosas importantes que antes dábamos por sentadas ha cambiado. Viajar, trabajar, o el acceso a la educación de niños y mayores… han mutado tanto en lo hipotético como en lo práctico, adaptándose a unas circunstancias que muchos de nosotros no éramos capaces de imaginar. Y cosas más pequeñas, detalles que antes quizá se nos escapaban por completo, imponen la certeza de su existencia con la contundencia de una necesidad inesperada. 

Esa nueva normalidad, que la llaman, desafía el estándar según el cual interpretábamos nuestras vidas, y nos obliga a adaptarnos a lo inesperado, a la incertidumbre exacerbada que se ha hecho con nuestras vidas. Para bien o para mal, todos hemos descubierto cosas de nosotros mismos a lo largo de los últimos años que pueden llegar a cambiar la manera en la que nos enfrentamos al mundo. De las muchas cosas que he descubierto de mí misma durante este tiempo es que no importa cuántas veces vea y escuche las canciones de 'Inside', el especial de humor de Netflix de Bo Burnham, jamás será suficiente. Jamás me aburriré de la intrincada filigrana de horror, humor y melodías tremendamente pegadizas que parecen empeñadas en convertirse en la banda sonora de un momento histórico que recordaremos durante el resto de nuestras vidas. 

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Lo que para algunos es entretenimiento para mí se ha convertido en una forma de terapia, un ritual personal que me saca de las sombras, de la inevitabilidad de una vida que a veces me cuesta comprender. Bo Burnham le ha puesto melodía y letra a esas angustias que alimentamos en secreto, que se hacen inmensas cuando las miramos de frente y decidimos dejar de fingir que no las vemos. Bo Burnham ha sabido encapsular en 87 minutos de absoluta genialidad el complejo ecosistema de caótica y dolorosa belleza y estridente soledad que es el existir en esta época que nos ha tocado vivir. Y yo elijo cantar en la oscuridad, a pleno pulmón y sin parar.

Temas

Netflix