Avales Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

El fracaso de Jaume Giró

Se suponía que la creación del fondo con 10 millones era otra genialidad del procesismo, pero la gran banca no ha querido saber nada

1
Se lee en minutos
El ’conseller’ de Economia i Hisenda, Jaume Giró.

El ’conseller’ de Economia i Hisenda, Jaume Giró. / ACN / GUILLEM ROSET

Que en pocas horas el ‘conseller’ de Economia decidiese cambiar de criterio y recurrir directamente a fondos públicos para avalar las fianzas que exige el Tribunal de Cuentas (TdC) a los 34 ex-altos cargos del Govern por los gastos del procés muestra el fracaso del ardid inventado por Jaume Giró. Este oscuro personaje salió en su día por la puerta trasera de la Caixa, donde ocupaba una altísimo puesto directivo, cuando Isidré Fainé descubrió su apoyo secreto al independentismo mientras a los colegas del Ibex les decía otras cosas. Más tarde acabó en la candidatura de Joan Laporta para el Barça, aunque cuando llegó el momento de los avales, como nuevo directivo, hizo mutis por el forro con extrañas excusas. Finalmente, el notición fue que, tras la renuncia de Elsa Artadi a entrar en el Govern, Giró fuera propuesto por Junts para ocupar la crucial cartera de Economia. 

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Se suponía que la creación de este fondo creado con 10 millones era otra genialidad del procesismo y que Giró, tras tantos años en la banca, no tendría dificultades para encontrar alguna entidad que se aviniese a depositar el dinero requerido por el TdC, a cambio de intereses y comisiones, sabiendo que en última instancia el ICF, que actúa de contravalista, pagaría. El fracaso de la operación es estrepitoso, la gran banca no ha querido saber nada, tampoco la Caixa d’Enginyers, con simpatías independentistas. El ardid de Giró huele a prevaricación: es insólito que una administración salga al rescate de la posible malversación cometida por su propio personal. Como la Generalitat asume el riesgo de insolvencia de esas personas si al final son condenadas judicialmente, el mecanismo del ‘conseller’ podría ser tumbado por la justicia. De ahí que las entidades financieras no quieren implicarse. Ahora, tras la trifulca dentro del Govern, con el reproche de ERC a Giró por exceso de optimismo, se utiliza al ICF para avalar directamente. Pero todos saben que el TdC no va a aceptar dinero de un organismo público y acabará embargando cautelarmente a justos (como Mireia Vidal) por pecadores (como Oriol Junqueras y otros).

Temas

Jaume Giró