Conocidos y saludados Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

El chuletón de la discordia

Ante la campaña promovida por Alberto Garzón para reducir el consumo de carne, Luis Planas Puchades entró en juego y enmendó la mayor. Las buenas intenciones de un gobernante inexperto sucumbieron ante la experiencia de quien se las sabe todas

2
Se lee en minutos
El ministro de Agricultura, Luis Planas.

El ministro de Agricultura, Luis Planas.

El pollo ha socializado la proteína. Frase simple, clara y contundente, que viene en defensa de aquellos procesos industriales gracias a los cuales la alimentación ha mejorado en la inmensa mayoría de los hogares. Su bajo precio permite que todos tengamos acceso a una serie de productos vetados a la gran mayoría hasta hace medio siglo.

Es una de las muchas consignas firmadas por el doctor Abel Mariné, un sabio de la nutrición ,a quien le gusta recordar que algo habrá tenido que ver el plato con el aumento de la esperanza de vida. Por esto acaba de publicar “Dietas. Una inmersión rápida”. Libro en el que, a partir de evidencias científicas, “pretende aportar datos y criterios para contribuir a que la elección de la comida sea lo más fundamentada y racional posible y no se vea influenciada por una visión predominantemente emocional”. Porque “a menudo se busca estigmatizar a la propia Academia, en un discurso populista anti-intelectual que la hace partícipe de un complot para esconder la verdad”. Y esto suele hacerse a través de campañas, entre las que los ganaderos y carniceros acaban de incluir a la promovida por el Ministerio de Consumo. 

Al grito de “Menos carne, más vida” Alberto Garzón protagoniza un video en el que afirma que su ingesta “perjudica a nuestra salud y a nuestro planeta”. Y detalla un conjunto de afirmaciones, jugando y mezclando conceptos alimentarios y medioambientales, que avalan una propuesta que denuncia que el 70% de la población ha abandonado la dieta mediterránea y el consumo de carne en España se ha disparado hasta 1 kilo por persona/semana.

El Dr. Mariné siempre ha recomendado no más de dos raciones semanales de carne roja, complementada hasta dos diarias también con pollo, conejo, salchichas o embutido, dando prioridad a las carnes magras, al pescado y los huevos y advirtiendo que el consumo de carnes rojas o grasas debe ser moderado. Nada nuevo, entonces. Solo que la campaña personalizada del ministro se parece más a la de un activista que a la de un estadista. Mezcla datos que le dan una pátina de rigor a lo que es habitual confusión y no facilita alternativas. Entra en juego el titular de Agricultura y enmienda la mayor. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Luis Planas Puchades (Valencia, 20 de noviembre, 1.952) no quiere polemizar, pero denuncia que el sector ganadero está siendo objeto de críticas profundamente injustas y que los datos indican que, en los últimos 10 años, el consumo de carne ha bajado, excepto durante la pandemia. Seguramente para compensar el encierro. Recuerda que los políticos están para resolver problemas y no crearlos. Se distancia de su compañero de Gobierno, demuestra el nivel que da un currículum que se inicia con el premio extraordinario de carrera, sigue con su dilatada trayectoria pública que recorre toda la escala posible pasando por Europa, se niega a comentar el menú contradictorio de la boda del colega y acaba instando a Pedro Sánchez a decir: “A mí, donde me pongan un chuletón al punto, esto es imbatible”. 

Y así fue como las buenas intenciones de un gobernante inexperto sucumbieron ante la avalancha de la experiencia de quien se las sabe todas. Desde la tarima, el profesor Mariné recuerda: “Todas las dietas tienen cosas buenas y originales. Pero las buenas no son originales y las originales no son buenas”.