Indultos

Después de la curva

La salida de los presos independentistas de Lledoners será sin duda un punto de inflexión para nuestra propia historia

1
Se lee en minutos
Algunos de los dirigentes del 1-O que pueden ser indultados por el Gobierno de Pedro Sánchez, en una foto del 9 de marzo a la llegada a la cárcel.

Algunos de los dirigentes del 1-O que pueden ser indultados por el Gobierno de Pedro Sánchez, en una foto del 9 de marzo a la llegada a la cárcel. / Kike Rincón / Europa Press

Cuando estudiaba historia a mis amigos les hacía mucha gracia una preocupación que yo tenía, la de saber por qué y cuándo pasaban las cosas. Tenía la sensación de que había unos hilos invisibles que movían el mundo y que, naturalmente, las casualidades no existían. Con los años a los hilos les he ido poniendo nombre, nombres de políticas, intereses, voluntades, reacciones diversas, detrás de los cuales siempre hay alguien que toma una decisión determinada en un momento determinado. Qué lleva a esta decisión y cómo de importante será para su vida y para la de los demás no es nada fácil de ver. ¿No habéis ido nunca en coche preguntándoos qué encontrareis pasada la curva que tenéis delante? Una vez pasada puedes saber qué dejas atrás, pero hasta que no la tomas no puedes ni atisbar qué tienes delante.

He tenido ocasión estos días de hablar con dos chicas de veinte y pocos, y he pensado en cómo de crucial podía ser por ellas este tiempo que están viviendo y la poca trascendencia con que lo afrontan. No lo digo con contrariedad ni condescendencia, ni con una falsa nostalgia del pasado, todos hemos rebasado esa curva.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Después de tres años y medio, del 1 de octubre, del 16 de octubre, la salida de los presos independentistas de Lledoners será sin duda un punto de inflexión para nuestra propia historia. Se hace difícil escribir sobre los indultos. También se hace muy difícil no escribir sobre los indultos. No sabemos qué hay después de la curva de los indultos. Sólo sabemos que sus familias lucirán una sonrisa que han tenido reprimida todo este tiempo. Yo solo sé seguro que quiero coger esta curva. Solo sé que, sin esta curva, no podemos seguir adelante. Solo sé que son condición necesaria pero no suficiente para la construcción de un país nuevo, para la profundización del debate de una sociedad democrática que ha visto como se tambaleaban sus cimientos mientras algunos poderes parecían inamovibles, sordos y ciegos a los accidentes de la carretera. Sé que no digo nada nuevo, pero hoy no podría haber escrito sobre nada más.