24 nov 2020

Ir a contenido

ESE PARTIDO DEL WANDA

Los jugadores de la Real Sociedad se abrazan.

EFE

¿Usted sabe quién es el líder? ¿y el 2º?

Emilio Pérez de Rozas

No parece ¿verdad?, Unai Emery una persona tonta. No parece, ciertamente, Unai Emery, un profesional del fútbol que no sepa de qué habla ¿no? De ninguna manera deberíamos lanzar en saco roto los comentarios que alguien con esa trayectoria, que, nos gustará o no, pero es brillante, puede hacer alrededor del fútbol español y de cualquier otro balompié, pues los conoce todos muy bien. No, no, no diría yo que cuando le comentamos a alguien, en una charla futbolera, algo que le hemos oído a Emery, nuestro interlocutor suelte “¡va!, lo ha dicho Emery”. No, no, que va, que va, el actual técnico del Villarreal sabe muy bien lo que dice.

Por eso, ahora que llega un apasionante duelo en Madrid (¿en serio? ¿les parece a ustedes apasionante este Atlético-Barça, sin público, con jornadas aplazadas, descasadas, sin presidente en un lado, sin saber quién es el líder de la Liga y cuantos puntos le lleva el Madrid al Barça?, no sé yo, esta Liga no engancha demasiado), me acuerdo de una reciente reflexión acertadísima, les guste o no a sus protagonistas (que mucho no les habrá gustado, al menos a Leo Messi, como siempre culpable de todo en el Barça, dice él), de Emery en una entrevista en ‘El País’.

¿Quién manda en los clubs?

“El presidente es el jefe. Y de cara a los jugadores, el jefe es el entrenador. Si los jugadores tienen acceso al presidente y no tienen claro que es al entrenador a quien tienen que hacer caso, ahí se debilitan mis funciones. En algunos sitios he tenido problemas por esto. En otros, las posiciones han sido muy claras. Esto tiene que ver con los liderazgos. En España, el contraste es curioso. Florentino Pérez es el liderazgo más visible en el Madrid; en el Atlético, ese liderazgo lo encuentras en Simeone; vas al Barça y te encuentras a Messi; y, en el Sevilla, a Monchi”.

Más claro imposible. Cristalino. Repito, les guste o no a sus protagonistas. El ‘ser superior’ salvó al Real Madrid (torres gemelas, al margen; bueno, no tan al margen) de convertirse en SAD; Simeone acudió, hace ya nueve años, al rescate del club colchonero tras ser eliminado de la Copa del Rey por un Segunda B, el Albacete; Messi, ya ni les cuento lo que ha hecho por el Barça, sus presidentes, sus entrenadores, sus compañeros y sus aficionados y, miren, está hasta la gorra de todos; y, respecto a Monchi, ya lo ven, el ‘puto amo’ de Sevilla. Que curioso: un presidente, un entrenador, un futbolista y un director deportivo.

¿Quién es el 2º de la Liga?

Pero, insisto, hoy se juega en el Wanda Metropolitano un partido muy interesante, pero en tiempo de pandemia, en una Liga con jornadas aplazadas y donde nadie sabe quién es líder (perdón, si la Real; ¿saben quién es el segundo?, ven, no lo saben, a eso me refiero: el Villarreal, de Unai Emery), donde el equipo en el que el crack es el entrenador recibe al equipo del mejor jugador del mundo, que ya no quiere ser ni el líder, ni el goleador, ni la estrella, ni siquiera pertenecer a ese club.

Pero, eso sí, los dos son argentinos (me refiero a Simeone y Messi) y, por tanto, los dos son cancheros, peloteros, futbolistas hambrientos de victoria. Por eso veremos, fijo, un gran partido. Ya miraremos la clasificación en abril.