Corrupcion.cat

'Calçots' y naranjas

Albert Batet dice sobre el 'caso 3%' que "no comenta asuntos internos de otro partido"; pretender semejante tomadura de pelo revela la capacidad para soltar lastre sin ruborizarse

2
Se lee en minutos
Artur Mas, en un mitin electoral de CiU en Reus en el 2012, junto a Albert Batet, entonces cabeza de lista de la coalición en Tarragona.

Artur Mas, en un mitin electoral de CiU en Reus en el 2012, junto a Albert Batet, entonces cabeza de lista de la coalición en Tarragona.

La reactivación judicial del 'caso 3%', con el extesorero Osàcar apuntando a Artur Mas, ha traído a colación la variopinta calidad humana de aquellos que se ven salpicados, aunque sea de refilón, por un turbio asunto.  

Ferran Bel, diputado de Junts en Madrid (PDCat) y exalcalde de Tortosa, no tuvo reparo en abrazar a Artur Mas justo cuando le cayó encima no ya el peso de la sospecha, que esa lleva coleando desde hace años, sino el peso de una acusación directa. Y esa actitud, que le honra, contrasta sobremanera con la, a todas luces, sorprendente reacción (por frívola y mezquina) del portavoz en el Parlament, y exalcalde de Valls, Albert Batet.

Ahondando en ese proceder no ya de repudiar el pasado si no incluso de reinventarlo, Batet se permitió responder, a preguntas de la prensa, que de lo de Mas no opinaba puesto que él no comenta asuntos internos de otro partido. ¡Hay que tener jeta! No solo porque no es cierta la negación. Sobre todo porque pretender semejante tomadura de pelo, luego de toda una vida política como militante de CDC, revela la capacidad para soltar lastre sin ruborizarse, una praxis nada halagüeña para alguien que en atención al cargo tal vez debería dar más ejemplo.

No es el propósito, aquí, de enjuiciar al 'president' Artur Mas que, además, ha mandado una carta al Supremo eximiendo de toda responsabilidad a Germà Gordó. O lo que es lo mismo, poniéndose delante del pelotón de fusilamiento en un gesto inusual. Tampoco valorar unas presuntas prácticas corruptas, comisiones por obra adjudicada y el supuesto sistema de blanqueo, que a ciencia cierta hay que demostrar, aunque como en el caso concreto de Sant Cugat del Vallès las condenas se hayan producido. Más bien, resaltar cómo reaccionan y se comportan personas dispares ante una misma situación. En este caso, dos históricos alcaldes de CDC de capitales de comarca como Valls, tierra de 'calçot', y Tortosa, tierra de naranjas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Cuando el tenaz Artur Mas era el timonel del barco que debía llevarnos a Ítaca, Batet no desaprovechaba ocasión para sacar tajada de cualquier oportunidad para compartir foto con el antaño líder indiscutible. También con anterioridad e incluso con posterioridad se arrimó a él, pues Batet estuvo a un tris de quedar apeado de las listas electorales de Puigdemont de 21 de diciembre del 2017. Fue Mas quien intercedió para lograr que Puigdemont, gracias también a la pericia de Batet, cambiara de parecer y permitiera que las puertas de la política nacional se abrieran de par en par para el de la capital del 'calçot'. Aunque igual a Batet le convendría acompañar los siempre apetecibles 'calçots', de efectos laxantes, con más naranjas tortosinas -ricas en vitamina C y por ende un activo para la memoria- habituales como colofón de una buena y siempre recomendable 'calçotada'. 

Ferran Bel parece ser de los que están a las verdes y a las maduras y que aguantan el chaparrón sin ponerse a cobijo a costa del prójimo. Otros, sonríen y agasajan cuando el viento sopla por popa y no dudan en repudiarte cuando los primeros nubarrones de ciernen en el horizonte. Cuentan en el Pirineo que cuando asoma el 'torb' descubres de qué pasta está hecho uno.