01 dic 2020

Ir a contenido

ANÁLISIS COMPARATIVO

  En la imagen ambiente en  la estación de Asamblea-Entrevias , una de las zonas confinadas por el número elevado de positivos en Covid-19.  

DAVID CASTRO

Habrá que estudiar las diferencias

Pere Puigdomènech

La forma como se ha gestionado la pandemia en nuestro país puede explicar la diferente evolución del virus en el resto de Europa

El covid-19 se ha convertido en la pandemia por antonomasia. Todos los países del mundo han reportado casos a la Organización Mundial de la Salud, que afirma que un 10% de la población mundial se ha infectado y se ha alcanzado el nivel del millón de muertos. Sin embargo los datos de los diferentes países son diferentes y hemos de preguntarnos por las razones de estas diferencias. La hipótesis más probable sigue siendo que el virus que hemos llamado Sars-Cov2 se declaró en Wuhan a finales del 2019 y que a principios del 2020 se reconoció su capacidad de volverse una epidemia grave. Mientras en China se tomaban medidas drásticas que son difícilmente aplicables en Europa se detectaron casos en Italia. Hasta aquel momento mucha gente, incluyendo especialistas en virus y epidemiólogos, pensaban que el virus sería controlable con medidas de seguimiento sencillas. El desconocimiento de la biología del virus ha sido grande y sigue habiendo novedades. Ahora estamos discutiendo la transmisión del virus por aerosoles, lo cual tiene efectos importantes en cómo la controlamos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El virus presenta algunos cambios en su genoma y se han visto también variaciones entre las poblaciones humanas en cuanto a su reacción frente a él, pero ni unas ni otras son suficientes para explicar las diferencias entre países europeos. Ha habido diferencias entre los países según la secuencia de avance del virus como es el caso de Italia donde la extensión de los primeros casos produjo una alarma notable. Por países, los nórdicos tienen una densidad de población inferior y suelen estar más confinados en casa por costumbre que en los del Sur, donde las reuniones familiares y sociales son más frecuentes. Y el respeto a las decisiones del gobierno y la cohesión social también difiere entre países.

La forma como se ha gestionado la pandemia en nuestro país puede explicar diferencias con otros países. Algunas de ellas tienen que ver con debilidades del sistema sanitario o con el acceso a materiales o medicamentos. La toma de decisiones se ha visto perturbada desde el inicio por la falta de claridad en la definición de las responsabilidades del Estado y las de la Comunidades Autónomas. También ha habido disfunciones en cómo se han comunicado los datos científicos. En casos como el presente es necesario tener en cuenta las opiniones de profesionales de diferentes disciplinas y opiniones en comités apropiados. Esto no se ha hecho y se está dando una imagen errática que crea desconfianza en la población. Además, minimizar efectos colaterales debido al cierre de empresas, comercios, escuelas y locales culturales, entre otros, debe ser considerado por los responsables políticos. Si no se explican de forma transparente las razones que hay para tomar las decisiones, los resultados pueden ser muy negativos. Todo ello habrá que analizarlo a fondo para hacer que en el futuro se afronten problemas de salud como el actual de forma más eficaz de lo que se ha hecho ahora.

Temas Coronavirus