Editorial

Vacuna sin precipitaciones ni presiones

El parón de Oxford y el compromiso de las farmacéuticas para cumplir los requisitos más exigentes debería tranquilizar sobre la seguridad de la solución contra el covid

Se lee en minutos

El Periódico

Un investigador trabaja en el desarrollo de una vacuna contra el covid-19, en una imagen de archivo.

Un investigador trabaja en el desarrollo de una vacuna contra el covid-19, en una imagen de archivo. / CHANDAN KHANNA (AFP)

Los responsables del proyecto de vacuna contra el covid-19 que probablemente estaba en una fase más avanzada, la diseñada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica Astra-Zeneca, han detenido las pruebas después de detectar una enfermedad sin causa explicada aún en unos de los 30.000 participantes en la fase experimental. La noticia enfría las previsiones más optimistas que apuntaban a disponer de la única solución efectiva para la pandemia ya a finales de este año.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero que obligue a rebajar las expectativas no tiene por qué sembrar  dudas, escepticismo o falta de confianza sobre el aceleradísimo proceso, en múltiples direcciones y desde diversos equipos científicos, para lograr una vacuna en un tiempo récord. Si acaso, la disposición a despejar cualquier duda antes de seguir avanzando, al igual que el compromiso de las principales farmacéuticas para no pedir la aprobación de sus productos si no cumplen los requisitos médicos y éticos más exigentes, debería tranquilizar sobre la seguridad de la vacuna cuando esta llegue bajo estos términos. Y relativizar la confianza en las presuntas soluciones en las que, desde Rusia, China o EEUU, la presión política parece que está pesando más que el rigor científico.