MEDIDAS CONTRA EL COVID

¿El fumar se va a acabar?

El tabaco ya era peligroso antes de la pandemia y ahora tenemos una oportunidad de oro para solucionar este problema

Se lee en minutos
Una mujer fuma alejada de los clientes de una terraza de Barcelona, el pasado 18 de agosto.

Una mujer fuma alejada de los clientes de una terraza de Barcelona, el pasado 18 de agosto. / JORDI COTRINA

Aunque a algunos les de mucha rabia y me machaquen por Twitter, sigo pensando que la crisis del covid nos ha traído cosas buenas. Las críticas no me preocupan, me gustan. Y el karma todo lo equilibra porque en Instagram me aman bastante. Dicho esto, pienso que la nueva norma de prohibir fumar en la calle tendría que haber llegado mucho antes.

Recuerdo un viaje a Nueva York con mis 18 años, donde yo era fumadora y todo el mundo me miraba mal. "Tarde o temprano pasará esto en mi país", me dije. Pues, bueno, vivo en un hermoso lugar donde la gente no se pone las pilas hasta que hay una pandemia mundial. No pasa nada, más vale tarde que nunca. Hubo un tiempo en que los fumadores se apropiaron de las terrazas y te miraban mal a ti si no fumabas. En plan: "Oye, si no fumas puedes meterte dentro del zulo y dejarnos a nosotros, ¿no?". Como si los no fumadores no tuviéramos derecho a tomar el aire y el solete. Esa mirada ahora ha cambiado de dirección. El cigarro, no.

Noticias relacionadas

El cigarro parece que sigue. No hay consciencia social. Esta mañana mismo he tenido que pedirle a un señor que no encendiera un puro a mi lado. Me ha mirado, se ha reído y lo ha encendido. Pues muy bien. Sinceramente, podemos multar a los jóvenes que beben, pero estos a mí no me molestan. En cambio, el fumador me molesta y encima me tira sus partículas de saliva a la cara. O sea, me puede pasar el coronavirus y un cáncer. Pero nada oye, sigamos multando a los chavales que, insisto, están en edad de beber, practicar sexo y disfrutar.

Luego, esa medida de hacer cerrar los bares antes. ¿De qué sirve? De nada. Bueno, sirve para que la gente se vaya a hacer botellones sin mascarilla ni distancia de seguridad. ¿En serio, no se dan cuenta? Lo del tabaco ya era peligroso antes de la pandemia. Claro que, igual si el Estado no cobrara un pastizal de impuestos del tabaco, quizá ya no fumaría nadie. De la misma forma que nadie se mete heroína en ninguna terraza. Vamos a solucionarlo y a multar. El mundo nos está dando una oportunidad de oro. ¡El fumar se va a acabar!