24 nov 2020

Ir a contenido

LA NUEVA MOVILIDAD

Bicicletas circulando por la Diagonal con el Paseo de Sant Joan.

JORDI COTRINA

Bicicletas con la L

Eva Arderius

Todavía no he tomado la decisión de coger la bici; deduzco que no soy la única

Nunca he ido en bicicleta por Barcelona. Siempre me ha dado mucho respeto, prefiero ir caminado o en transporte público pero este septiembre tengo dudas y por primera vez me pregunto si la bici puede ser una buena opción para moverme por la ciudad. Todavía no he tomado ninguna decisión. Deduzco que no soy la única que está pensando en ello.

La movilidad será una de las incógnitas de este nuevo curso. No sabemos cuántos trabajadores se tendrán que incorporar presencialmente al trabajo. No sabemos cómo serán las nuevas horas punta, ni si los que viven fuera se habrán renovado el coche para poder entrar a Barcelona o si, después de unos meses sin hacerlo, volverán a coger el tren. También es una incógnita saber si los barceloneses utilizaran el metro y el bus masivamente o si harán caso de los anuncios y las ofertas de las empresasautomovilísticas que han intentado aprovecharse de la falta de confianza que el coronavirus ha generado en el transporte público.

Es evidente que algunos barceloneses no volverán a comprar la T-Casual o la T-Usual y optaran por el patinete, la moto o, especialmente, la bicicleta, que se estáconvirtiendo en el plan B mayoritario. Lo demuestran todos los indicadores: la cifra ascendente de los abonados del Bicing, el incremento de las ventas y el aumento de la reparación de las bicicletas que, hasta hace poco, estaban colgadas y aburridas en los balcones.

Este septiembre, Barcelona se prepara para recibir una ola de ciclistasnoveles, ciclistas con la “L”colgando. Personas que, como yo, no iban en bicicleta por miedo, pereza, porque no tenían buena combinación de carril bici o porque no les gustaba y pensaban que no iba con ellos. Ahora han cambiado el chip y se encuentran con una ciudad preparada. No sabemos si estos nuevos pedaleadores, que aunque teniendo una ciudad 'bicifriendly' no se habían decidido hasta ahora, se convertirán definitivamente a la fe ciclista o será una cosa temporal. Pero lo que está claro es que Barcelona tendrá que acostumbrarse a ellos.

Veteranos y noveles

Ciclistas poco experimentados que subirán al velocípedo repitiéndose mentalmente que ir en bici no se olvida nunca, aunque haga años que no montan en una. Que probablemente circularán demasiado lento o demasiado rápido, que dudarán porque tendrán que aprenderse los recorridos y las normas de circulación y que, a veces, les costará mantener el equilibrio en carriles estrechos y con mucho tráfico. Los que más lossufriránserán los ciclistasmás veteranos que, de golpe, tendrán que compartir los carriles con personas que acaban de empezar y que quizás se les cruzaran y les entorpecerán la marcha.

Hasta el momento no se han podido evitar los enfrentamientos entre el coche y la bici, el coche y la moto, los peatones y las bicicletas, entre todos y el patinete. Esperemos que la nueva movilidad no nos traiga otro: los ciclistas experimentados contra los ciclistas noveles. 

Para evitarlo, los de la “L” tendrán que adaptarse rápido, aprendiendo de una comunidad que hace tiempo que lucha por demostrar que no son los malos del asfalto y que han conseguido sacarse de encima la etiqueta de incívicos. Y a los más experimentados habrá que pedirles paciencia, mucha paciencia. Desde aquí, y en nombre de los nuevos, ya les pido disculpas de antemano.

Directora y Presentadora de BàsicsBTV