07 ago 2020

Ir a contenido

Editorial

Acuerdo para impulsar el 22@

Cuando llegue la recuperación ya se debería haber aprobado la reforma que facilite que nueva actividad llegue al distrito innovador de Barcelona

Oficinas en el 22@ de Barcelona.

Oficinas en el 22@ de Barcelona.

En el pasado mandato, empresas, ayuntamiento y, con reticencias, vecinos, alcanzaron un acuerdo para reactivar el 22@, la antigua zona industrial desertizada de Poblenou que está reconvirtiéndose progresivamente en un área mixta de nueva actividad económica, vivienda y equipamientos públicos. Sin embargo, la imposibilidad de lograr un acuerdo político en periodo preelectoral hizo imposible su despliegue.

El equilibrio entre estos usos diversos fue un avance positivo respecto a la explotación residencial casi única que caracterizó la transformación de otras áreas como la Vila Olímpica. Sin embargo, al cabo de dos décadas el 30% de esta zona no había experimentado ningún progreso. En este lento despliegue han influido la coincidencia con varios periodos de recesión pero también propuestas obsoletas del plan que se ha demostrado que era preciso revisar, y que ahora se pretende abordar con el acuerdo de Comuns, ERC y PSC. Las zonas más alejadas de los dinámicos ejes Glòries/Diagonal y Llacuna y más cercanas al Besòs necesitan convertirse en un barrio atractivo para atraer inversores: una oportunidad para crear más de 4.000 viviendas adicionales con algún tipo de protección. En otras áreas, la fragmentación de la propiedad ha hecho imposibles grandes operaciones inmobiliarias, y ahora se pretende que el 22@ incluya también operaciones micro más adaptadas a este tejido urbano.  

El pasado mes de febrero, el Ayuntamiento de Barcelona aprobó la suspensión de nuevas licencias en el 22@ en espera de la tramitación y aprobación de la nueva regulación. Ahora es necesario, una vez alcanzado un acuerdo político que permite su aprobación inicial en el ámbito municipal, que esta, aun respetando las fases de consulta y participación, sea rápida. Y que la posterior aprobación definitiva de la modificación, en manos de la Generalitat, no quede encallada ni aplazada sine die, sea a causa del calendario electoral, sea debido al inacabable bloqueo de un Govern dividido y en precario. Cuando la posibilidad de que la reactivación llegue, las condiciones para hacer posible el aterrizaje de nuevos proyectos innovadores y la disponibilidad de espacio de oficinas para nuevos proyectos en un mercado saturado deberían estar ya dispuestas y expeditas.