Ir a contenido

Análisis

Netflix, uno de los gigantes mundiales del ’streaming’, se apodera de nuestro mando a distancia.

REUTERS

'Plataformización' y quehaceres diarios

Carmina Crusafon

Este proceso está acelerando la transformación de las estructuras económicas, sociales y educativas

Las plataformas digitales se han convertido en parte integrante de nuestras rutinas cotidianas. Su impacto se nota en el trabajo, en el ocio, e incluso en la educación. Se utiliza el término de 'plataformización' como manera de describir este proceso creciente de implantación de las plataformas digitales en los diferentes sectores de la economía.

Veamos a qué se refiere este concepto y en que ámbitos se está utilizando más ¿Qué es la 'plataformización'? El estudio de las plataformas tecnológicas abarca diferentes perspectivas académicas; de la informática a la economía, pasando por la comunicación o los estudios culturales.

El uso del concepto ‘plataformización’ ha ido creciendo durante la última década y en la actualidad se ha convertido en vocablo habitual para explicar su impacto en nuestra vida cotidiana. De hecho, algunos académicos lo definen como el proceso que se produce cuando se introducen en diferentes ámbitos de la economía y transforman hábitos y rutinas diarias. Cuando se habla de plataformas, las más conocidas son FacebookNetflixUberAmazonGlovo Coursera y afectan tanto ámbitos de la vida pública como privada. De hecho, incluso se podría decir que la 'plataformización' es para algunas personas su estilo de vida.

Infraestructuras tenológicas

Además su impacto no solo afecta a las infraestructuras tecnológicas, sino a la dinámica de los mercados y a la gobernanza social y política. Pasemos de la teoría a la práctica. Uno de los ámbitos donde la 'plataformización' está introduciendo cambios importantes es en el mercado laboral.

La aparición de plataformas como Uber o Glovo ha creado nueva tipología de empleos, que responden a demandas flexibles y temporales, pero introducen también factores de precariedad. Las compras 'on line' a través de aplicaciones han transformado el consumo.

Amazon se ha convertido en el gigante digital que proporciona cualquier tipo de producto con un solo clic. Su posición dominante está poniendo de actualidad el debate sobre la concentración que mantienen empresas digitales como Google o Facebook.

De hecho, algunos economistas nos recuerdan que se vivió una situación parecida a finales del siglo XIX y principios de XX. En aquel momento existían compañías igual de dominantes en ámbitos como el ferrocarril, el telefónico o eléctrico. Esto obligó posteriormente a limitar su poder y a dividir estas compañías para favorecer la competencia. Otro de los ámbitos donde la plataformización también ha llegado es la educación.

Hace unos años, se empezó a hablar de plataformas como la Khan Academy para aprender matemáticas, luego llegaron los cursos 'on line' (MOOC) con plataformas como Coursera y ahora se empieza a hablar de la oferta Netflix de algunas universidades.

La llegada de estas nuevas modalidades de enseñanza no presencial está obligando a las instituciones educativas a realizar una profunda reflexión sobre cómo debe ser la enseñanza en el siglo XXI. En definitiva, la 'plataformización' es un ejemplo de cómo la tecnología está acelerando la transformación de las estructuras económicas, sociales y educativas y que la reflexión sobre ella es tarea de todos.