Ir a contenido

Economía circular

Vertedero de Vacamorta, en Cruïlles, en el 2014.

JOAN CASTRO / ICONNA

Necesitamos luz, ni lámparas ni electricidad

Juli Capella

Copérnico ya advirtió que en la naturaleza no había nada superfluo ni inútil, pero no contaba con la avidez humana

No vamos bien. Las fábricas siguen vomitando miles de millones de objetos cada día, y algunos hasta se ufanan, ¡crecemos! Hasta que todo reviente. Copérnico ya advirtió que en la naturaleza no había nada superfluo ni inútil, pero no contaba con la avidez humana. Es momento de pasar del desarrollo lineal exponencial al desarrollo circular acotado. Copiar a la naturaleza terrícola que lleva millones de años dando vueltas en equilibrio, combinando sus moléculas sin crear desechos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Un paso clave es sustituir la cosa por el servicio. Por la mañana, no necesitamos grifos ni duchas, ni siquiera agua y jabón, sino asearnos. No necesitamos coches ni bicicletas, necesitamos desplazarnos. Hay que reducir la cantidad de materia necesaria para satisfacer cada necesidad. Y aquí surge la posibilidad de ofrecer un servicio al cliente, en vez de venderle un objeto y desentenderse de él (del objeto y del cliente). Hemos de pasar de ser propietarios consumidores a usuarios. La empresa Mud Jeans ofrece un servicio de 'leasing' de tejanos, lo eliges, lo cambias, te lo reparan, y finalmente lo reciclan en nuevos modelos. Philips ha planteado un novedoso servicio de 'pay-per-lux' es decir, pago por el uso de cada unidad de luz, la idea surgió de Thomas Rau, quien les planteó lo siguiente: “Lo que quiero es unas horas de luz al día, si creen que necesito una lámpara, electricidad o lo que sea, de acuerdo, pero no estoy interesado en el producto sino en su servicio, solo quiero comprar luz”. Ya se preocupará la empresa de obtenerla con los mínimos recursos posible. Al contrario de cuando te vende materia, que intentan encajarte la máxima posible. “El reto real no es el cambio climático, si no el cambio de nuestras mentes”.

Efectivamente, hay estrategias mucho más interesantes que la del naif reciclado. La agencia creativa Ideo, en colaboración con la Fundación Ellen MacArthur, ha publicado una guía de diseño para la economía circular que propugna un cambio radical del actual sistema productivo.

Temas: Reciclaje