Ir a contenido

Editorial

El legado envenenado

Nadie se atreve a reivindicar hoy, cinco años después de su 'confesión', la política de moderación y de lealtad institucional de Jordi Pujol que quedó mancillada por la corrupción

El Periódico

Jordi Pujol comparece en el Parlament.

Jordi Pujol comparece en el Parlament. / JULIO CARBÓ

Se cumplen cinco años de la famosa "confesión" de Jordi Pujol sobre el origen de unos fondos escondidos en la banca andorrana por su familia durante casi 40 años, 23 de los cuales él ocupó la presidencia de la Generalitat de Catalunya. Según explicó, en 1980, su padre, Florenci Pujol, legó unos fondos depositados en Andorra, y opacos a la hacienda española, a su esposa y a sus hijos, en desacuerdo por su dedicación a la política y en prevision de que esta actividad le llevara a la ruina económica. Pocos han dando crédito a esta estrambótica historia, empezando por la propia hermana de Pujol, ajena a esta supuesta voluntad testamentaria del padre. Pero, con el paso del tiempo, la presunta confesión de Pujol ha tenido dos consecuencias. Por un lado, queda claro que aquella fue una maniobra dentro de la estrategia de defensa de la familia Pujol por las diversas investigaciones judiciales que tratan de dirimir el montante y el origen de los fondos que afloraron desde Andorra en la última regularizacion fiscal.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La fiscalía ha conseguido, hasta ahora, pruebas que ayudan a demostrar que la cuantía del dinero oculto que se descubrió en el 2014 no se corresponde al legado y que, en consecuencia, las cuentas de la familia fueron nutridas de otras fuentes. Lo que no se ha conseguido es demostrar que ese dinero pudiera proceder de las comisiones que algunos hijos de Pujol cobraron de contratistas y adjudicatarios de los gobiernos presididos por su padre. Esa investigación está marcada, además, por la famosa teoría procesal de la fruta envenenada del árbol envenenado. Porque lo que intentan demostrar los abogados de los Pujol es que la prueba inicial de todas estas investigaciones, el pantallazo de un banco andorrano, fue obtenida de manera ilícita, lo cual invalidaría el resto de pruebas conseguidas. La teoría del legado y las insinuaciones de los medios de comunicación afines a los Pujol no pretenden otra cosa que anular la causa vinculando las pruebas a las actividades de la llamada policía patriótica. 

Por otro lado, la confesión del patriarca Pujol pretendía salvar su legado político. Y aquí los resultados son peores. Pujol fue despojado de todos sus honores como ‘expresident’ y repudiado por su propio partido, al menos cara a la galería, que avanza hacia su tercera refundación desde la confesión. Y en ese tsunami nadie se atreve a reivindicar su política de moderación y de lealtad institucional que ha quedado mancillada por la corrupción.