Ir a contenido

Editorial

Johnson quiere un 'brexit' inaceptable

El primer ministro británico no hallará en la UE cómplices que secunden un divorcio a su gusto

firma editorial cast

El Periódico

El nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, saluda en la puerta del 10 de Downing Street, este miércoles.

El nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, saluda en la puerta del 10 de Downing Street, este miércoles. / FRANK AUGSTEIN (AP)

La pretensión de Boris Johnson de negociar un nuevo acuerdo para la salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europea es del todo inaceptable no solo porque Bruselas ha dicho por activa y por pasiva que el único compromiso posible es el acordado en su día con Theresa May, sino porque el nuevo 'premier' quiere liquidar el 'backstop' (mantenimiento de una frontera blanda entre las dos Irlandas). De aceptar los Veintisiete tal cosa, pondrían en riesgo la vigencia del acuerdo de Viernes Santo de 1998, que pacificó el Ulster, y perjudicarían a uno de los integrantes del club, la República de Irlanda. No hay duda de que detrás del imprudente objetivo de Johnson está la imperiosa necesidad de consolidar con los unionistas norirlandeses una mayoría en los Comunes, pero los peligros que entraña zanjar el 'backstop' son enormes para ceder en este punto.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En realidad resulta inaceptable para los socios de la UE volver a la casilla de salida porque todos ellos son conscientes de que el 'brexit' será perjudicial, y al menos una salida pactada limitará los daños. Cree Johnson equivocadamente que la negociación de un nuevo acuerdo dividirá a los europeos, cuando lo cierto es que todos los gobiernos son conscientes de que solo una defensa sin fisuras del texto acordado el año pasado puede suavizar los efectos del 'brexit'. Hace falta que el primer ministro haga un ejercicio de realismo para que se percate de que en la UE no hallará cómplices que secunden un divorcio a su gusto.