Ir a contenido

cambio en el reino unido

Irlanda afirma que Johnson busca el "enfrentamiento" con la UE

El viceprimer ministro y ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, critica la primera intervención del 'premier' británico del jueves en Westminster

Efe

El viceprimer ministro y ministro de Exteriores de Irlanda, Simon Coveney.

El viceprimer ministro y ministro de Exteriores de Irlanda, Simon Coveney. / REUTERS / HENRY NICHOLLS

El viceprimer ministro y ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, ha afirmado que el nuevo jefe del Gobierno británico, Boris Johnson, ha fijado "deliberadamente" una estrategia del "brexit" encaminada a "enfrentarse" a su país y a la Unión Europea (UE). En su opinión, el 'premier' conservador efectuó unos comentarios "poco útiles" de cara a lograr una salida negociada del Reino Unido de la UE durante su primera intervención este jueves ante el Parlamento de Londres.

Un día después de su investidura, Johnson dijo en Westminster que ha ordenado a sus ministros empezar a preparar al país para un eventual "brexit" duro, ya que el país romperá con el bloque comunitario en la fecha prevista del 31 de octubre, con o sin pacto. "Parece que ha tomado deliberadamente una decisión para que el Reino Unido se enfrente a la UE y a Irlanda en las negociaciones sobre el 'brexit', y creo que solo él puede explicar por qué lo ha hecho", ha indicado Coveney a los medios en Belfast, después de entrevistarse con el nuevo ministro británico para Irlanda del Norte, Julian Smith.

Frontera física

Ante la próxima ronda de contactos con Bruselas, Johnson ha advertido de que se debe suprimir la llamada salvaguarda irlandesa ("backstop" en inglés), que considera inaceptable y que ha sido el escollo de las conversaciones en los últimos tres años. Esa cláusula de seguridad tiene como objetivo evitar una frontera física entre las dos Irlandas después del "brexit", manteniendo a la provincia británica de Irlanda del Norte alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera, mientras que el resto del Reino Unido quedaría fuera de esos espacios económicos.

Ese arreglo podría retrasarse demasiado mientras negocian ambas partes y los unionistas pro-británicos de Irlanda del Norte temen que la región quede aislada indefinidamente, mientras que Dublín y Bruselas aseguran que es intocable.

A pesar de todas estas diferencia, Coveney ha indicaco que ha mantenido un encuentro "positivo" con Smith, con quien ha abordado la parálisis política que afecta a la región, donde el Gobierno de poder compartido entre católicos y protestantes permanece suspendido desde enero de 2017.