Ir a contenido

Feminismo y maternidad

Inseminación artificial.

La culpabilidad

Jenn Díaz

Me pregunto por qué no se hacen campañas que expliquen qué supone la ovodonación, o por qué las leyes impactan de una manera o de otra

Feminismo y maternidad: biológica, adoptiva, en solitario, reproducción asistida, gestación subrogada, LGTBIQ+. El abanico es amplio, y muchas de las combinaciones dan como resultado culpabilidad y más culpabilidad. Silvia Nanclares ha escrito un artículo sobre cómo asumir las contradicciones de querer ser madre biológica, que tu hijo no tenga tu carga biológica y que el óvulo que has utilizado es un óvulo justo (que la chica de 25 años que lo donó estaba informada del proceso y que este no fue demasiado duro). La explotación de la mujer como mano de obra barata, como vientre fértil o como donante de óvulos es una realidad, como también es una realidad que la explotación a veces la provocamos nosotras mismas porque el sistema no ofrece garantías en los procesos. ¿Y qué tenemos, finalmente? Una mujer —Silvia Nanclares— hablando de duelo genético, de cuidar a la donante, de mujeres con problemas de fertilidad, de procesos de reproducción asistida... y de culpabilidad.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Una parte de la culpabilidad es cultural: tu hijo no tiene tus genes, eres más o menos madre en función de eso, la familia queda herida para siempre. Pero otra es política, como ella bien dice, y es una culpabilidad inasumible: del sistema. Utilizas métodos que consideras que mercantiliza el cuerpo de la mujer, no tienes alternativa, eres feminista y consciente de que la maternidad no es un derecho, sino un deseo, y que la maternidad biológica no debería tener mayor peso que la maternidad adoptiva o de acogida, y sin embargo... sin embargo nos reconcome, y no tenemos la seguridad de que las personas que intervienen en los procesos que finalmente te convierten en una madre gestante biológica, se han hecho correctamente.

Me pregunto por qué es Silvia Nanclares quien debe asumir toda la culpa. Me pregunto por qué no se hacen campañas que expliquen qué supone la ovodonación, o por qué las leyes impactan de una manera o de otra. Me pregunto si no tenemos todas que sentirnos culpables con ella. Y sobre todo, si no tienen que sentirse culpables los que no se han hecho ni una de las preguntas que se ha hecho ella.

Temas: Madres Feminismo