Ir a contenido
Boris Johnson, tras ser elegido líder ’tory’.

AP

Boris Johnson, mentiras y sandeces

Marta López

Primero fue el bulo de que la UE iba a prohibir los plátanos con curvas o regular el tamaño de los ataúdes. Años más tarde, la gran mentira reconocida de que el Reino Unido aportaba semanalmente a la UE 350 millones de libras que de ahorrárselas irían directamente a la sanidad británica. Detrás de una y otra sandez, Boris Johnson.

El Boris Johnson que escribía sobre los plátanos era el corresponsal en Bruselas del 'Daily Telegraph', a principios de los 90, el martillo de los portavoces de la Comisión, como lo recuerdan sus compañeros corresponsales de la época, el que podía reventar todas las ruedas de prensa cuestionando sistemáticamente todas las decisiones que se anunciaban en Bruselas, fuesen nimias o trascendentales.  

Sus exageraciones, cuando no mentiras, sobre Europa le valieron convertirse en el periodista preferido de Margaret Thatcher.  Nadie podría imaginar por aquel entonces qua aquel rubio extravagante, descarado y controvertido iba a ser un día alcalde de Londres. Mucho menos ministro de Exteriores. Y ni por asomo que su gran ambición personal iba a llevarle hasta el número 10 de Downing Street. 

Décadas después, el Boris Johnson de los 350 millones de libras era el que en un autobús rojo recorrió el Reino Unido en el 2016 al frente de la campaña 'Leave' para pedir el voto a favor del 'brexit' en el referéndum que desgarró no solo al Partido Conservador, sino toda la sociedad británica. Elegido ahora nuevo líder de los tories, será a partir de hoy el nuevo primer ministro encargado de sacar al país del atolladero al que ha contribuido desde hace años con sus escritos incendiarios y sus falsedades. Su misión inmediata es  ejecutar el 'brexi't  el 31 de octubre. Y quiere hacerlo a cualquier precio. 

Si el hombre llegó a la luna en 1969, ¿por qué no se va poder realizar el ¡brexit'?, escribía todavía este lunes. Una 'boutade' muy de su estilo. Solo que ahora será primer ministro.  Y más que hablar o escribir,  decidirá.  H