Ir a contenido

Dos miradas

Imma Colomer, Pep Ferrer y Quimet Pla en ’Un dia cualsevol’, de Oriol Tarrason.

ELISENDA PONS

Reír y pensar

Emma Riverola

Envejecer es ir perdiendo fragmentos de uno mismo, reflexiona la protagonista de `Un dia qualsevol¿, la obra de teatro que luce el cartel de La Villaroel

Envejecer es ir perdiendo fragmentos de uno mismo, reflexiona la protagonista de ‘Un dia qualsevol’, la obra de teatro que luce el cartel de La Villaroel. Una comedia ácida, inteligente, sembrada de frases memorables, auténticas lecciones de vida firmadas por Oriol Tarrasón, director y autor de la obra, e interpretadas de forma soberbia por Imma Colomer, Per Ferrer y Quimet Pla. También por Annabel Castan, la enfermera de esa residencia donde nunca pasa nada, hasta que pasa.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y lo cierto es que pasan muchas cosas en esos 80 minutos de obra -humor negro, tristeza, ternura, esperanza, miedo, conformismo, rebeldía, solidaridad-, pero pasan muchas más cuando la función se acaba y llegan los interrogantes más íntimos. ¿Cómo vivir la vejez? ¿Estamos preparados para aceptarla? Aún más, ¿llevamos la vida que queremos? La muerte es esa compañera de vida que tiene la mala costumbre de acabar imponiéndose. El gran reto es no dejar de reivindicarse, negarse a la infantilización a la que una sociedad utilitarista pretende relegar todo lo que tiene fecha de caducidad. Envejecer completando las pérdidas y las ausencias.