Ir a contenido

Editorial

Pacto de estabilidad para BCN

Colau emprende un nuevo mandato en el Ayuntamiento que nace más amplio y con más experiencia que el anterior

firma editorial cast

El Periódico

Ada Colau y Jaume Collboni, tras presentar el acuerdo de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona.

Ada Colau y Jaume Collboni, tras presentar el acuerdo de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona. / DANNY CAMINAL

Estabilidad, fortaleza y unidad son los principales valores que se derivan del pacto entre Ada Colau y Jaume Collboni para un gobierno progresista de Barcelona. Un acuerdo que pasa por un reparto de concejalías salomónico entre Barcelona en Comú y el PSC, con estructuras cruzadas entre ambos partidos para conseguir equipos más compactos e integrados. Un solo gobierno con responsables de dilatada experiencia que pretende huir de partidismos y conformar un bloque cohesionado al servicio de la ciudad. El gobierno más amplio y estable desde hace 12 años en Barcelona.

Repasando el reparto de concejalías cabe destacar que el pacto busca no solo el equilibrio, sino también generar confianza en los diferentes sectores de la ciudad. Sus objetivos se enmarcan dentro de las políticas de izquierdas: luchar contra las desigualdades y el cambio climático, e impulsar el progreso económico, la vivienda, la educación, la cultura y la seguridad. La especial relevancia que se ha dado a estas dos últimas áreas es una de las novedades más destacadas del acuerdo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Así, Barcelona pasa de tener cuatro tenientes de alcalde a seis. Seguridad y Cultura son las nuevas tenencias. Albert Batlle, un histórico del PSC que durante más de tres años ocupó la dirección de los Mossos d’Esquadra, tendrá en sus manos la compleja labor de tratar de combatir los problemas de seguridad que padece la ciudad en estos últimos tiempos. Y Joan Subirats, catedrático en Ciencia Política y un sólido pilar intelectual de Barcelona en Comú, podrá seguir profundizando en la labor que ha realizado estos estos dos últimos años como comisionado de Cultura del Ayuntamiento.

El acuerdo de gobierno nace blindado a cualquier discrepancia que pueda haber en el tema nacional. Cabe recordar que la crisis del otoño del 2017 en Catalunya y la aplicación del artículo 155 de la Constitución fue el detonante de la ruptura del pacto entre Colau y Collboni en el anterior mandato. Barcelona, como Catalunya, necesita espacios que rompan las líneas rojas y el bloqueo, que sean punto de encuentro y no trincheras más preocupadas por las cuitas políticas que por el bienestar de la ciudadanía. A partir de este pacto con los socialistas, Colau podrá renovar alcaldía y emprender un nuevo mandato que nace más amplio y con mayor experiencia que el anterior. Una oportunidad para profundizar en sus fortalezas y, también, para corregir sus debilidades.