Ir a contenido

Editorial

El embrollo de Madrid Central

Un asunto tan delicado como la restricción del tráfico en el centro urbano no debería acabar en un tira y afloja judicial

firma editorial cast

El Periódico

Madrid Central vuelve a multar a los vehículos no autorizados a circular por la zona de bajas emisiones.

Madrid Central vuelve a multar a los vehículos no autorizados a circular por la zona de bajas emisiones. / David Castro

Madrid Central, la zona perimetrada de bajas emisiones de NO2 (dióxido de nitrógeno), con una extensión de 472 hectáreas en el centro neurálgico de la capital, fue una de las últimas medidas aprobadas por el gobierno municipal de Manuela Carmena y el centro del debate en los últimos comicios, hasta tal punto que la derecha convirtió su derogación en una de sus principales ofertas electorales. Su puesta en marcha, con una circulación acotada a los vehículos eléctricos o híbridos, se produjo a finales del 2018 con el objetivo de revertir la contaminación en un 23% en el 2020. Madrid se convertía así en la primera ciudad española que imponía una medida tan radical para salvaguardar el medioambiente, al tiempo que evitaba la previsible sanción de la UE.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La llegada al poder del PP ha supuesto, de facto, la reversión de Madrid Central, con una moratoria de tres meses en las sanciones que es el paso previo, a través de un entramado administrativo, para anular una zona que ha demostrado su eficacia en los meses en los que ha estado activa. La intervención de los juzgados ha paralizado la iniciativa de Martínez-Almeida, que contaba además con una fuerte oposición vecinal. Al menos por el momento. Lo cierto es que un asunto tan delicado no debería acabar en un tira y afloja judicial. La importancia y el ejemplo de Madrid Central deberían estar al margen, por difícil que sea, de la tirantez ideológica, con decisiones consensuadas que eviten la indefinición de estos días.