Ir a contenido

ANÁLISIS

Borja Fernández, durante el partido Valladolid - Valencia que ahora se investiga.

AFP / ÓSCAR DEL POZO

Juguemos con responsabilidad

Mónica Marchante

No puedo contestar a las muchas preguntas que todos nos hacemos. Ni sé hasta donde llega la infección. Para eso estará el juez

El sumario (aún secreto) de la operación “Oikos” tiene revuelto al fútbol español. El Comité de Competición ha abierto expediente al Real Valladolid y a dos jugadores de su plantilla, uno de ellos su ex capitán, Borja Fernández despedido con toda la pompa y el cariño que se había ganado en paso por el club pucelano. 

Viví in situ ese Valladolid-Valencia, me sorprendió la frialdad del equipo de Marcelino en la primera parte con lo mucho que se jugaba. Y más los dos errores de patio de colegio que dieron lugar a los goles del Valencia. Lo mismo me pasó viendo el fallo de Marta Torrejón frente a Alemania y nadie va a pensar nada raro. Obvio, el Valladolid estaba salvado desde la jornada anterior mientras que España se jugaba muchísimo en su segundo partido mundialista. Errores así de groseros suceden a menudo y en diferentes circunstancias. Que se lo digan al Barça en Anfield…

Sin embargo, la filtración de las conversaciones grabadas al presunto cabecilla de la trama, Carlos Aranda, nos hace mirar con otro filtro esos dos goles de Zorrilla. No puedo contestar a las muchas preguntas que todos nos hacemos. Ni sé hasta donde llega la infección. Para eso estará el juez, y no será en breve, me temo. Pero sí puedo mirar a lo que es nuestra responsabilidad desde que el gran negocio de las apuestas invadió nuestro fútbol, las camisetas, nuestros medios y hasta nuestras vidas. 

Sin marco legal

Solo en  2018 las casas de apuestas on line gastaron 300 millones de euros en marketing y publicidad, de los cuales más de la mitad se destinaron a esto último. En España la ley que reguló el juego on line en 2011 preveía la creación de una norma específica para limitar y  definir  la publicidad de esas apuestas. Ocho años después aún no existe ese marco legal.

Esto es jauja, la agresividad y el bombardeo de anuncios incitando a jugar durante y entre los partidos de fútbol es inquietante. Tanto como la proliferación de locales en los barrios urbanos más  desfavorecidos.No seamos ahora hipócritas, qué bien vino esa inversión a los medios en plena crisis, verdad? Casi todos nos hemos prestado alguna vez.

Fuera del horario infantil

En Catalunya algunos medios audiovisuales, como TV3 y Catalunya Ràdiom ya se han desmarcado de las casas de apuestas en horario infantil. En redes sociales crece un movimiento alertando sobre la ludopatia y adicción que esta "nueva droga" está generando entre muchos jóvenes españoles, víctimas potenciales del bombardeo y la tentación de conseguir dinero "fácil".

Dejemos juzgar a los jueces, redacten los responsables una normativa restrictiva y mientras tanto, juguemos todos con responsabilidad, futbolistas pero también periodistas, famosos  y sociedad en general. Y no solo on line. Que no hay siete personas "compradas". Somos muchos más.