Ir a contenido

Favoritos de las encuestas

Barcelona en disputa: Colau o Maragall

LEONARD BEARD

Barcelona en disputa: Colau o Maragall

Gemma Ubasart

Los votantes cada vez deciden más tarde y lo que ocurra durante estos 15 días decantará el resultado

Como así dibujan las dos últimas encuestas publicadas (GESOP y CIS), la pugna por Barcelona empieza a resumirse en una disputa por la alcaldía entre Ada Colau y Ernest Maragall. En la primera encuesta, ERC se sitúa ligeramente por delante Barcelona en Comú (BeC)en estimación de voto (2,5 puntos), aunque más electores prefieren a Colau de alcaldesa antes que Maragall (6 puntos). En la encuesta del CIS, los 'comunes' superarían a los republicanos por la mínima. Empate técnico en el inicio de campaña. Lo que ocurra durante estos 15 días va a ser decisivo, contribuirá a decantar el resultado. 

Cabe indicar que todavía existe un 30% de personas indecisas al iniciar la campaña electoral. Cada vez más los votantes deciden su voto más tarde. La fragmentación en el sistema de partidos y la viveza del debate público contribuyen a ello. Además, la cita del 26-M ha quedado contaminada por las recientes elecciones generales: no se ha empezado a hablar en clave de ciudad hasta después del 28-A. A este respecto cabe señalar que la mayoría de indecisos dudan entre dos fuerzas políticas que se ubican cercanas ideológicamente. Es aquí donde entran en juego las parejas de baile: las bolsas de votantes en disputa. Tendremos que observar su evolución y cómo esta culmina en el domingo de las votaciones.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La primera pareja de baile es la que se da entre BeC y PSC. Su desenlace tendrá que ver con la capacidad de Ada Colau para seducir a una parte de los votantes que apoyaron a Pedro Sánchez en las generales. En un contexto de polarización Colau-Maragall, la primera podría maximizar resultados apelando al voto útil. Juega a su favor el hecho de que la alcaldesa pueda presentar obra de gobierno y, sobre todo, un programa de propuestas futuras si consigue una mayoría sólida para seguir en el cargo. En su contra juega el recuerdo por parte de los votantes socialista de haber roto la alianza de gobierno con el PSC a raíz del 155.

La segunda pareja se sitúa dentro del campo político del independentismo. ERC y JxCat continúan su lucha por la hegemonía. De la misma manera que el PSC, ERC puede verse beneficiada por una suerte de efecto de segunda vuelta. Ahora bien, faltaría saber si el impacto de los 15 escaños de ERC en las generales afectará otras arenas políticas con dinámica propia: la municipal y la europea.

Quedan dos incógnitas a resolver: si la fuerza de la marca 'ERC' será suficiente para contrarrestar un candidato cuyo perfil de alcaldable se basa en gran medida en su apellido; si la candidata de JxCat Elsa Artadi será suficientemente  competitiva en el espacio posconvergente. A ello, cabrá añadir el impacto que va a tener el 'efecto Puigdemont' en las europeas.

Solo tras resolverse estas incógnitas, podremos empezar a hablar de pactos.  Y no solamente de investidura.